Edición Impresa

Atlético echó a Barcelona

El elenco de Madrid despachó al catalán al vencerlo en el Vicente Calderón 1 a 0 y logró un pase histórico a las semifinales.

Jueves 10 de Abril de 2014

La previa marcaba que estaba para cualquiera de los dos. Claro que Atlético de Madrid llegaba a este crucial encuentro más derechito. Con otro aire. Con otro semblante. Pero Barcelona es Barcelona. Tiene una rica historia y un plantel que puede aplastar a cualquier rival en el escenario que sea. Aunque la historia terminó marcando que los colchoneros echaron a los catalanes de la Liga de Campeones. Sí, fue así por el 1 a 0 que supieron conseguir en el abarrotado Vicente Calderón. Y en buena ley. El equipo del Cholo Simeone pudo torcerle la muñeca al Tata Martino y se metió en la semifinales más exigentes del continente tras 40 años.

Atrás quedaron seis años consecutivos en el que Barcelona estaba en las semifinales del máximo torneo continental. No sólo cedió ante el temprano gol de Koke, sino ante el despliegue táctico y físico de un Atlético de Madrid que sigue empeñado en hacer historia.

Porque el equipo de Diego Simeone fue pasión en el inicio, inteligencia en el desarrollo y sacrificio en el final. Suficientes argumentos para superar a un elenco azulgrana que no pudo ganarle al Colchonero en ninguno de los cinco enfrentamientos jugados entre ambos durante esta temporada.

La puesta en escena del conjunto rojiblanco fue imponente. Tan eléctrica que pasó por encima a un Barcelona desconcertado, como pocas veces se lo vio en Liga de Campeones. En 18', acumuló tres tiros en los palos y un gol.

El grito sagrado llegó a los seis minutos y vino precedido de un violento disparo al palo de Adrián. Atlético siguió la jugada ante la inexplicable parálisis azulgrana y el balón terminó en Koke, quien fusiló a Pinto. El Vicente Calderón enloqueció.

Se veía que el DT Gerardo Martino no podía agarrarle la mano al partido. Era evidente que no tenía otro plan. Nada que ver este equipo con otros que terminaron haciendo historia. En cambio, los anfitriones siguieron atacando como si olieran el miedo de su presa.

La segunda parte mostró a un Barsa más activo. Pero se fue quedando lentamente. El paso de los minutos fue fortaleciendo al Colchonero en la misma medida que aumentaba la desesperación visitante. Y el local resistió con los dos pies sobre la tierra, mientras Barsa miraba al cielo buscando una gloria que se le escapaba. Con el final del encuentro llegó una confirmación inequívoca: Atlético pertenece a la elite continental, esa misma que dejó Barcelona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario