Edición Impresa

Atacaron muchos, lastimó nada

Cada partido es una historia aparte. A veces los cambios surten efecto y otras se encolumnan, como ayer, en la monotonía del juego.

Domingo 02 de Marzo de 2014

Cada partido es una historia aparte. A veces los cambios surten efecto y otras se encolumnan, como ayer, en la monotonía del juego. Aquella apuesta de Russo contra Gimnasia, cuando decidió poner toda la carne al asador e ir en busca de los tres puntos tuvo un final distinto al de anoche. Es que otra vez el terreno de juego quedó poblado de futbolistas con vocación ofensiva, aunque poco se pudo hacer para torcer el resultado.

Obviar lo que tiene que ver con la apuesta del rival de turno no es lo más aconsejable. Por la sencilla razón de que a partir de la postura de Colón es desde donde deben comenzar a analizarse estos 90 minutos, que tuvieron un ir permanente pero sin un resultado fructífero.

Russo entendió que atrás sobraba gente porque el sabalero pasaba con demasiada timidez al ataque y por eso mandó a la cancha a Niell, delantero por naturaleza, en lugar de Delgado. Después llegó la aparición de Medina por Encina para que el chaqueño se parara como puntero por derecha. Sólo la variante de Castillejos por Luna puede tomarse como austera, aunque hay que tener en cuenta que era otro atacante que iba a la cancha.

El gran problema en esta ocasión fue que Colón nunca se vio en la obligación de ir en busca del resultado. Y eso complicó de manera sustancial a un Central que volvió a tener en cancha a muchos volantes ofensivos y delanteros. Claro, esta vez ese potencial y esa apuesta por parte del DT no fue suficiente para llegar al desnivel que se intentó siempre pero que resultó inalcanzable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS