Edición Impresa

Atacan el comercio del conductor del programa de TV "Rosario de Central"

Tiraron bombas molotov contra la inmobiliaria de Gonzalo Lazzarini, conductor del programa canalla. Los daños fueron leves. Fue de madrugada en Corrientes y Viamonte.

Viernes 18 de Enero de 2013

La seguidilla de incidentes previos al clásico rosarino prosiguió ayer a la madrugada con un atentado incendiario contra la inmobiliaria de Rubén Lazzarini, el padre de Gonzalo Lazzarini, conductor del programa partidario de televisión "Rosario de Central". También en este caso los atacantes utilizaron bombas molotov. No hubo destrozos en el local porque una persiana metálica y un doble vidrio tipo blíndex resguardan el interior del comercio.

La inmobiliaria está ubicada en la ochava de Viamonte y Corrientes. La persiana de la empresa quedó parcialmente teñida de negro producto del fuego y el hollín. Se presume que fueron dos las bombas incendiarias arrojadas durante la madrugada. Los autores del atentados actuaron favorecidos por la falta de alumbrado público dado que en ese momento en la zona había un corte de energía.

Por este ataque no hubo personas identificadas o detenidas.

Lejos de la cordura. "Es muy triste esto porque escucho a algunos dirigentes decir que ésto es parte del folclore y no lo es. Esto es un acto de violencia que tenemos que repudiar totalmente, tanto de un lado como del otro. Hay que bajar un cambio, estos son actos de personas que no se comportan como hinchas sino como delincuentes, duelen mucho estas cosas", dijo Gonzalo Lazzarini.

"Yo repudio los actos de violencia que se hicieron en nuestra subsede, y los que se hicieron en la tienda oficial de Newell's, sin distinciones" dijo Lazzarini. "Evidentemente hay dirigentes que miran para otro lado, ponen cara de nada y convalidan ciertas cosas, como la salida de los ataúdes en la cancha de Newell's, que son acciones de grupos claramente minoritarios", dijo.

"Pertenezco a una agrupación interna de Rosario Central pero esto se inscribe en la sucesión de hechos vandálicos que vienen de uno y otro lado hace diez días".

La secuencia de violencia había registrado tres casos el martes. Hubo quemas menores en una boletería ubicada del estadio de Rosario Central por Cordiviola al 1200 bis, y sobre el frente de la subsede auriazul Unión River Paraná, en Juan B. Justo 970 . El incidente más grave fue a la madrugada en la tienda oficial de Newell's Old Boys en Rioja al 2000, atacada con bombas molotov, lo que provocó la destrucción de instalaciones y mercadería, con pérdidas cercanas a los 300 mil pesos.

En cascada. Los casos escalaron a partir del 28 de diciembre, cuando hubo cuatro incidentes contra objetivos de Rosario Central. Los más graves fueron los de las subsede del Cruce Alberdi, el 6 de enero, y el de Británica, dos días más tarde, en Oroño casi Güemes.

El ataque a la subsede Británica fue el que tuvo la calificación más grave: incendio intencional. Un hincha de Newell`s fue arrestado el domingo en el marco de esa investigación, en manos del juez de Instrucción Alejandro Negroni, y quedó en libertad tras prestar declaración informativa.

También hubo denuncias del propio presidente de Ñuls, Guillermo Lorente, por pintadas en su domicilio, y una vivienda de Tucumán y Presidente Roca apareció la semana pasada con una pintada rojinegra quemada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS