Edición Impresa

Assad reitera que no dejará el poder como exige Occidente

El presidente sirio dio una entrevista a la agencia estatal argentina Télam. Negó el uso de armas químicas contra la población civil.

Domingo 19 de Mayo de 2013

El presidente sirio Bashar Assad no descarta un ataque a Siria por los países de Occidente, porque no cederá a su exigencia "inadmisible" de dar un paso al costado. Assad hizo estas declaraciones durante una entrevista que concedió a la agencia de notificias estatal argentina Télam en Damasco.

"Las acusaciones contra Siria respecto al uso de armas químicas o sobre mi dimisión cambian cada día. Y es probable que esto se use como preludio de una guerra contra nuestro país", sostuvo el mandatario en uno de los salones del Palacio del Pueblo, en una entrevista con dos medios argentinos, entre ellos la agencia estatal Télam.

"Dijeron que usamos armas químicas contra zonas residenciales. Ahora, si fuesen usadas sobre una ciudad o suburbio con un saldo de diez o veinte víctimas ¿sería creíble? Su uso significaría la muerte de miles o decenas de miles de personas en cuestión de minutos. ¿Quién podría ocultar semejante cosa?", enfatizó sobre una de las acusaciones más delicadas que pesan sobre el ejército sirio.

Luego de recordar las falsas acusaciones contra Irak y sus armas de destrucción masiva en 2003 por Estados Unidos, Assad afirmó que "Occidente miente y falsifica pruebas para desatar guerras, esa es su costumbre", y denunció que las potencias occidentales "encomendaron a Israel el ataque perpetrado días atrás para elevar la moral de los grupos terroristas". Se refería a dos bombardeos de la fuerza aérea israelí que destruyeron misiles iraníes en las afueras de Damasco. Las armas iban destinadas, no al ejército de Assad, sino a su aliado libanés, la milicia shiíta Hezbolá. Assad y su régimen se refieren a los guerrilleros rebeldes como "terroristas".

Assad se manifestó dispuesto a concurrir a una conferencia internacional que intentan organizar Estados Unidos y Rusia en Ginebra para resolver el conflicto en Siria, pero desechó de plano aceptar participar si lo hacen "los terroristas". "Hemos acogido bien el acercamiento ruso-estadounidense, pero debemos ser realistas: no creemos que muchos países occidentales quieran efectivamente una solución en Siria", señaló a Télam. "Nosotros siempre optamos por dialogar con cualquier parte que lo quiera hacer, pero esto no incluye a los terroristas, ningún Estado dialoga con terroristas". De hecho, la conferencia se ha suspendido y sigue sólo en los papeles. También el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, manifestó su escepticismo sobre la conferencia de Ginebra. "Esta conferencia internacional va a ser muy difícil", declaró Westerwelle.

La entrevista de Télam y otros medios con Assad se dio a conocer horas después de que el jefe de estado mayor conjunto de Estados Unidos, Martin Dempsey, criticase los recientes envíos de armas por parte de Rusia a Siria. Efectivamente, Assad pudo mostrar un éxito diplomático esta semana, cuando Rusia defendió públicamente la venta de misiles que hizo a su régimen. A los misiles tierra-aire de gran alcance S-300, anunciados semanas atrás, Moscú sumó misiles antinave Yakhont, los que ya habrían sido entregados. Moscú dijo que se trata de "compromisos comerciales" que debe cumplir. Pero de hecho Rusia es el principal aliado de Assad, y como demostración de apoyo y eventual "escudo" contra una intervención extranjera reunió una pequeña flota en el puerto sirio de Tartus.

En tanto, la guerra civil siria no cesa. Una ola de secuestros de represalia entre dos grupos rebeldes en la ciudad de Aleppo, luego de un choque que dejó al menos cuatro muertos. Una coalición rebelde, el Consejo Judicial, acusó a otra facción armada, Ghurabaa al-Sham, de saquear fábricas del sector industrial de Aleppo. Esta es la mayor ciudad de Siria y está dividida entre los rebeldes y el ejército de Assad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS