Edición Impresa

Asesinan de un tiro en la cabeza al tío del futbolista Ezequiel Lavezzi

Mataron en una zona ribereña de Villa G. Gálvez al dueño de una pescadería ubicada en esa ciudad. Había ido a comprar pescado fresco. Lo hallaron al costado de su camioneta. Le habrían robado el celular y dinero.  

Miércoles 12 de Febrero de 2014

Jorge Lavezzi, el tío del "Pocho", o "El Barba", como lo reconocían sus vecinos de Villa Gobernador Gálvez, fue asesinado ayer al amanecer en Villa La Ribera de la vecina localidad con un balazo en la cabeza. Lavezzi, dueño de una pescadería en Soldado Aguirre y Filippini, había ido como todas las mañanas hasta la bajada de pescadores de La Ribera y el paredón de Paladini en su pick up F-100 a comprar pescado fresco. A mitad de camino entre La Ribera y el río Paraná, un sendero de 200 metros rodeado de cañaverales y yuyos altos, fue interceptado y baleado. Se conoció que a El Barba le faltó algo de dinero y el celular. Tenía 60 años y dos hijos.

"La investigación recién comienza. Es muy prematuro cerrarse sobre una línea investigativa", indicó ayer Miguel Moreno, integrante de la unidad fiscal especializada en homicidios.

"Mi tío era una persona extraordinaria. Todos los días se levantaba temprano para ir a buscar pescado fresco para venderlo y obviamente llevaba dinero encima. Siempre fue a comprar pescado al río, el problema es que ahora pasan cosas terribles. En los últimos cinco años Gálvez cambió mucho. La realidad es que la inseguridad que vivimos hoy le tocó a él", expresó ayer un devastado Diego Lavezzi, presidente del Club Coronel Aguirre y hermano mayor de Ezequiel "Pocho", futbolista del París Saint Germain y de la selección argentina.

Jorge Lavezzi es el sexto asesinado en esa ciudad durante de 2014.

Drama en la costa. Bajo un cielo que prometía lluvia, Jorge Lavezzi subió a su Ford F-100 blanca, dominio RHO 266, y fue a hacer la recorrida de cada mañana por las distintas bajadas de pescadores de Villa Gobernador Gálvez. Poco después de las 6.30 llegó a la villa La Ribera, donde lo conocían y lo respetaban.

"El Barba era una persona muy buena. Venía todas las mañanas a comprarnos pescado fresco. No sé que pudo haber pasado", comentó uno de los pescadores, vecino de La Ribera y el paredón del frigorífico Paladini. "Los pescadores de acá antes estábamos en la bajada San Diego, pero cuando Paladini cercó todo esto, nos hizo ese camino hacia el río", relató.

Sobre La Ribera y la proyección de calle Dorrego, se abre un camino de tierra hacia el río por el que pasa un sólo vehículo. El camino está flanqueado por altos yuyales y cañaverales que impiden ver desde La Ribera el Paraná. Por ese camino entró Lavezzi manejando su F-100 cuando aún no llovía. El hombre transitó unos 100 metros y cuando el camino dibuja una curva tapada por cañaverales, fue interceptado. ¿Por quién o quiénes? ¿Con qué fines? Son preguntas que la unidad fiscal, que integra el fiscal Miguel Moreno, tratará de develar en este oscuro caso con el que les tocó debutar en el marco del nuevo sistema penal.

La persona que se topó con la chata de Lavezzi, un pescador, vio que tenía un balazo a la altura de la oreja izquierda, sin que a la vista pudiera verse el orificio de salida. En inmediaciones se encontró al menos una vaina servida calibre 22, lo que hace inferir que el arma utilizada fue una pistola. "No se descarta el faltante de objetos de Jorge Lavezzi", confió una fuente de la investigación, dejando entreabierta como posible el robo.

Lavezzi quedó tirado afuera de la camioneta, al costado de la puerta delantera. Lo que se desconoce es si El Barba Lavezzi recibió el balazo sobre el vehículo e instintivamente abrió la puerta para bajar o si se bajó y ahí fue ultimado.

Velando la escena del crimen quedó Fernanda, una sobrina de Jorge, encargada de contar a grandes rasgos quien era el hombre. Minutos antes de las 11, El Barba fue sacado del lugar en la caja de su propia camioneta, la que casi termina en un zanjón por lo intransitable del terreno.

Otro que se acercó en su rastrojero fue Robero Farías, padre de Marcelo, el vendedor de 41 años al que asesinaron a balazos para robarle la moto en Juan Domingo Perón y Fournier el 17 de enero de 2012, un caso que quedó impune. "Es muy doloroso. Lo conocía a El Barba y a su familia. Buena persona y buenos vecinos. Es terrible lo que está pasando en Gálvez", dijo el hombre y no pudo seguir hablando porque el llanto lo ahogaba.

Villa La Ribera es un lugar de carencias, áspero, con la calle La Ribera como pauperizada costanera que en días de lluvia como ayer se hace intransitable. La zona ganó lugar en la crónica policial reciente. El 8 de diciembre pasado, por el asesinato a balazos de Leandro Manuel Cantero, de 22 años en Córdoba y La Ribera. Por el hecho fue detenida una mujer policía, la subcomisario Isabel B., de 41 años, como principal sospechosa de haber disparado.

"Te queman la casa". Horas antes del homicidio de Jorge Lavezzi, y a metros de la escena de su crimen, los vecinos dijeron a los medios haber escuchado disparos reiterados que se desatan por la existencia de un quiosco de drogas. "Anoche fue una locura. Hubo balacera a las 22, a las 23 y a la 1. Nosotros llamamos a la policía, pero no vino nadie. Y dijimos: «Mañana van a encontrar a alguien muerto porque se están dando con toda». Pero no nos dieron bolilla. ¿Quienes fueron? Todos en el barrio saben, pero yo no puedo porque vienen y te queman la casa", explicó una señora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS