Edición Impresa

Asesinan a balazos a un productor en Pergamino

Al menos dos maleantes ingresaron a su campo con fines de robo y cuando se resistió recibió tres disparos. Le llevaron 1.300 pesos.

Viernes 25 de Abril de 2014

Marcelino Sunde, un productor rural de 76 años, fue asesinado a tiros delante de sus dos hermanos, de 73 y 78 años, por al menos dos delincuentes que ingresaron a robar a su campo de la localidad de Arroyo Dulce, ubicada a unos 35 kilómetros del centro de Pergamino. "¿Así que vos te hacés el guapo?", le preguntó uno de los maleantes a la víctima antes de dispararle tres balazos para frenar su reacción.

El hecho ocurrió el martes a la noche en un campo ubicado a unos 300 metros de la ruta provincial 32, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires y muy cerca del casco urbano de Arroyo Dulce. Allí Sunde y sus hermanos se dedican a la cría y venta de chanchos. Alrededor de las 21 el hermano mayor de Marcelino llegaba en un vehículo tras realizar las compras en un supermercado de la ciudad de Salto, ubicada a 25 kilómetros de allí. Cuando bajó para abrir la tranquera fue sorprendido por delincuentes que lo amenazaron con armas de fuego y le exigieron ingresar al establecimiento, donde se hallaban sus hermanos.

Se abalanzó. En esas circunstancias Marcelino vio a su hermano mayor amenazado por los delincuentes e intentó salir en defensa de él para resistirse al robo. "Reaccionó abalanzándose sobre el delincuente, lo abrazó y comenzó a forcejear con él hasta que le disparó en tres oportunidades y recibió un impacto superficial en el cuello, otro en la ingle y el restante en la pierna", dijo Rafael, otro de los hermanos de la víctima pero que no reside en el campo.

Según contó el hombre, los maleantes le exigían a su familia la entrega de unos 10 mil pesos de una venta de porcinos que habían concretado pero que "no estaban en la casa. Solo tenían unos 1.200 pesos que es lo que finalmente se llevaron" los ladrones.

A partir de esa declaración, los pesquisas creen que en el hecho participó algún entregador que pudo haber aportado los datos sobre la venta de chanchos, ya que los asaltantes contaban con "información muy precisa" sobre el monto de dinero y el lugar donde lo guardaban.

Desangrado. Después de que los malvivientes escaparan uno de los hermanos logró desatarse y, sin posibilidades de comunicarse telefónicamente para pedir ayuda, viajó hasta Salto para pedir ayuda. "Cuando mi hermana se desató le dio agua y algo para comer. Parecía que estaba bastante bien, pero había perdido mucha sangre porque uno de los disparos le afectó una arteria y a las 3 (del miércoles) falleció" en el hospital de Salto, explicó Rafael.

Los investigadores analizaban ahora el círculo cercano de los hermanos Sunde, ya que la principal sospecha apunta a que existió un entregador. El caso es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción 6 de Mercedes, Guillermo Massaroni. Pero, además, porque casualmente el 22 de abril del año pasado (un año exacto atrás), los hermanos Sunde habían sido víctimas de un hecho similar aunque ninguno resultó herido. "Desde ese momento tomábamos precauciones y con cada persona que llegaba al campo teníamos mucho cuidado, pero esto ocurrió durante la noche", explicó Rafael y agregó que este nuevo hecho obliga a la gente del campo "a tomar precauciones como regresar de día y levantarse después de que aclara, aunque tampoco tenemos garantías. La inseguridad en la zona rural es mucha, son pocos los vecinos y estamos a una distancia de no menos de 400 metros".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario