Edición Impresa

Aseguran que en los súper de Rosario no subieron los precios ni faltan productos

Pese a la desconfianza inicial, tanto los comercios como las entidades de consumidores dicen que el acuerdo funciona bien.  

Miércoles 20 de Febrero de 2013

Pese a que cuando se puso en marcha el acuerdo a nivel nacional para congelar los precios en los supermercados por 60 días el escepticismo pareció ganarle a la confianza, en Rosario los costos de los productos por ahora se frenaron sin que, además, eso trajera aparejado otro fantasma agitado, el desabastecimiento. Por lo menos, eso afirmaron ayer desde la Cámara de Supermercados local, el Centro de Unión de Almaceneros e, incluso, la Red Argentina de Consumidores. Hasta ahora, dijeron, en las góndolas de la ciudad la medida "funciona bien" y los stocks se mantienen "normales".

Más allá del efecto de salida que pueda tener el acuerdo impulsado por la Nación para contener la inflación —nunca suficientemente reconocida, pero a la vez la peor amenaza para el gobierno— lo cierto es que desde distintos eslabones de la cadena de comercialización local afirmaron que "hasta ahora" los precios se mantienen y sin desabastecimiento.

"Faltan solamente algunas marcas de lo que viene escaseando ya desde hace un año y medio, algo de aceite", explicó el presidente del Centro Unión de Almaceneros, Juan Milito.

Según las épocas, hay otros productos que también muestran algún que otro problema de provisión, como el azúcar, la harina y en algún momento puntual, la yerba.

Fuera de eso, los comerciantes no registran faltantes. "Nada por hora, y estamos convencidos de que si la industria no aumenta vamos a estar en condiciones de sostener los precios 60 días y más", dijo Milito, titular de una entidad que, paradójicamente, no adhirió de modo formal al acuerdo con el gobierno pero lo suscribe de hecho.

El gran bonete. A la hora de hacer pronósticos sobre cómo podrían evolucionar los precios, los comerciantes, tanto grandes como chicos, apuntan básicamente a las empresas que los forman.

Por ejemplo a las que, concentración mediante, controlan el mercado en rubros clave como gaseosa, cerveza, lácteos o panificación (galletitas incluidas).

"Algo más de 20 empresas concentran el 80 por ciento del mercado", sentenció el dirigente almacenero, convencido de que si la Secretaría de Comercio Interior de Guillermo Moreno logra también que ellas frenen los aumentos el "objetivo antiinflacionario" se cumplirá y no quedará sólo "en un acto de voluntarismo político".

En rigor, el acuerdo firmado a nivel nacional involucró a la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), que nuclea a las grandes cadenas nacionales e internacionales (como Coto, Carrefour, Wall Mart, Día, Libertad, Jumbo y Disco, entre otras). El impacto mediático de la noticia convenció a la cámara argentina y la federación del sector, que se sumaron "de facto". Nadie quedó afuera.

Por eso la Cámara de Supermercados de Rosario, que nuclea a la llamada "cadena tradicional" (es decir, a almacenes, granjas, autoservicios y supermercados de capitales locales, que concentran al 70 por ciento de los canales de venta), también se avino a poner un tope a los aumentos.

Monitoreo. "Venimos monitoreando y el acuerdo se viene cumpliendo a rajatabla sin que hayamos detectado ningún faltante", dijo un vocero de entidad.

Las voces de los comerciantes sonaron elocuentes, pero para confirmar lo que pasa entre las góndolas y las cajas también hacía falta conocer el diagnóstico de las entidades de usuarios.

Al menos en Rosario, la única organización que se ocupó hasta ahora de seguir de cerca el tema fue la Red Argentina de Consumidores que dirige Christian Galindo, ya que el Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac) recién comenzará a hacerlo en los próximos días.

"Hasta ahora no hemos tenido denuncias ni detectamos faltantes y tampoco verificamos corrimientos de precios", afirmó Galindo.

De hecho, el dirigente reconoció que de arranque, al surgir el acuerdo, les "pareció beneficioso para los consumidores que no hubiera nuevos aumentos de precios y que eso ayudara a frenar alguna ansiedad", aun cuando "no sea la medida de fondo que logre controlar la inflación".

Galindo recordó, como Milito, que los "verdaderos formadores de precios pertenecen al sector industrial y no a la cadena de comercialización", ya que se trata de empresas con una "altísima concentración que se dio sobre todo en los años 90 y que tienen un enorme poder dentro del mercado".

Por eso confió en que el acuerdo "se oriente también hacia el sector industrial" como reaseguro para que no se den en lo inmediato nuevas corridas de precios.

Garantizar un "colchón"

Que desde hace unos días no se registren, en general, incrementos en los precios de las góndolas no significa que los productos de primera necesidad estén baratos. De hecho, por estos días, nadie descarta que la considerable inflación de enero pasado (de 1,1 por ciento, según el Indec; del 2,58 por ciento, según el llamado índice Congreso) se deba en gran medida a un “colchón” que, precavidamente, se hayan garantizado los diferentes sectores formadores de precios antes del lanzamiento control en los súper.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS