Edición Impresa

Aseguran que La Rosa sorteó 60 inspecciones

Concejales de la oposición quieren saber por qué nunca se detectó la conexión con el hotel lindero por la cual la Justicia cerró el cabaret.

Miércoles 29 de Mayo de 2013

El cierre del cabaret La Rosa promete polémica mañana en el Palacio Vasallo. Concejales de la oposición intentarán aprobar sobre tablas un pedido de informes para que la Intendencia explique por qué sus inspectores se negaron a clausurar el local, tal como lo señaló la jueza a cargo del operativo, Alejandra Rodenas. Y apuntaron que la whiskería fue fiscalizada en unas 60 oportunidades por agentes municipales. Sin embargo, no se detectó la conexión con el hotel lindero, expresamente prohibida.

A la sesión de mañana llegarán dos proyectos que indagan sobre los controles del Ejecutivo al cabaret de Callao al 100 bis y la participación de los inspectores municipales en el procedimiento que, en la madrugada del sábado pasado, terminó con la clausura del local y la detención de su titular, Juan Cabrera, imputado de los delitos de "facilitamiento de la prostitución y explotación económica de la prostitución ajena".

El dato clave fue la conexión existente entre la whiskería y el hospedaje lindero al cual las alternadoras concurrían con sus clientes. Según se pudo acreditar, no sólo existían entre ambos dos puertas, en la planta baja y en la terraza, sino que compartían servicios (una misma instalación eléctrica y de cableado) y en cada uno de ellos había una cámara que monitoreaba el movimiento del otro.

Nada nuevo. Uno de los pedidos de informes que se buscará debatir en la sesión lleva la firma de los concejales del Partido del Progreso Social (PPS).

"Queremos saber por qué los inspectores municipales se negaron a clausurar el cabaret el sábado, según dijo Rodenas, y quién es el superior que les dio esa orden. Además, queremos que clarifiquen cómo se controlaba al lugar, porque sabemos que en los últimos tiempos hubo más de 60 inspecciones y la existencia de una puerta que la unía con el hotel no es nada nuevo, ya que hubo varias denuncias por ese tema", sostuvo la edila Fernanda Gigliani.

Para la concejala, "está claro" que los inspectores municipales debían clausurar el cabaret el sábado.

"La norma no deja lugar a dudas: las whiskerías no pueden tener privados, boxes o puertas que las conecten con otros lugares porque lo que se busca prevenir es la explotación sexual de las mujeres. Por eso queremos saber quién dio la orden de no hacerlo", sostuvo.

El presidente del bloque Encuentro por Rosario, Diego Giuliano, también planteó sus reparos. "Resulta llamativo que en el trámite de habilitación y en las sucesivas inspecciones que realizara el municipio no se advirtiera esa conexión, prohibida en la normativa, y que luego de que el procedimiento de la Justicia corriera el velo sobre esos hechos el Ejecutivo no haya aceptado clausurar el lugar", dijo.

Por eso, entre los puntos, la iniciativa presentada por el edil indaga sobre las causas por las cuales, luego del allanamiento del sábado, no se ordenó la clausura del local, "ya no frente a las sospechas sino a la confirmación de que tenía estrecha relación con el hospedaje".

Giuliano pidió, además, la presencia de los titulares de Seguridad Ciudadana, Luis Baita, y de Inspección, Gregorio Ramírez en el Concejo.

Para que los proyectos lleguen al recinto mañana, deberán sumar 17 voluntades, entre los 22 concejales.

Dictan el cese de actividades

El subsecretario de Seguridad Ciudadana del municipio, Luis Baita, aseguró que hoy saldrá “por resolución municipal el cese de actividades de La Rosa” hasta que la Justicia resuelva la situación del local. Se trata, en la práctica, de una prohibición de funcionamiento. El funcionario también dijo que en ninguna de las auditorías realizadas se detectó una conexión con el hotel lindero. “Las puertas de las cuales se habla ahora siempre estuvieron selladas”, sostuvo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS