Edición Impresa

Aseguran que "fue una fatalidad que le podría haber pasado a cualquier gasista"

El presidente de la entidad que agrupa a los instaladores salió en defensa de la actividad y del gasista imputado por la tragedia. Hoy se reunirán los matriculados de la región.

Sábado 10 de Agosto de 2013

"Lo que le pasó a Carlos García fue una fatalidad, nos podría haber ocurrido a cualquier gasista matriculado", aseguró ayer Angel Canteros, presidente de la Asociación Empresas Instaladoras de Gas (Aeigas) Rosario, entidad que agrupa a unos 800 instaladores autorizados de la región y a la cual está asociado el gasista imputado de estrago culposo agravado por las muertes de la tragedia de Salta 2141.

Ante la conmoción pública desatada por la explosión del martes pasado, los gasistas apuestan a dar una respuesta colectiva en defensa de su labor, aunque sin entrar en valoraciones sobre el hecho puntual ni sus derivaciones judiciales.

"García era de lo mejor como gasista, tenía buenos antecedentes, llevaba 30 años en este oficio, pero ocurrió una falla técnica, una fatalidad que nos podría haber ocurrido a cualquier instalador", dijo el titular de Aeigas, que cuenta con 20 años desempeñándose en el oficio. "Esto incluso le podría haber pasado a los técnicos de Litoral Gas", añadió. Otros gasistas consultados por La Capital coincidieron con Canteros.

La información que surge de la causa judicial que conduce el juez correccional Nº7, Juan Carlos Curto, apoya de algún modo la frase de Canteros sobre que la muerte podría haber golpeado posiblemente a casi cualquier instalador autorizado, incluso con experiencia. La longevidad de las instalaciones, la falta de mantenimiento, la artesanal supervisión realizada por la compañía francesa (poniendo agua jabonosa a las tuberías y a la válvula que regular la entrada de gas de la red pública a la domiciliaria), se encadenaron hasta transformarse en la peor tragedia de la historia en Rosario.

Reuniones. Frente a esta dolorosa situación, los instaladores se reunieron el jueves por la noche en la sede de la entidad (Jujuy y Francia) para intercambiar opiniones y consensuar posturas de cara a la sociedad, los medios y frente a Litoral Gas, a la cual le plantean diversos reclamos históricamente desde la privatización de la empresa distribuidora de gas. "¿Cómo seguimos?", pareció ser el denominador común entre los instaladores.

Más demanda. En paralelo a estas consideraciones, los gasistas atienden por estas horas una creciente y febril demanda de particulares y administradores de edificios para revisar sus instalaciones de caños, ventilación y equipos.

La sensibilidad por la problemática expuesta con la explosión está a flor de piel en la sociedad, salvo hasta ahora por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), el único actor relacionado directamente con la temática que no dio la cara públicamente.

Las primeras respuestas de los instaladores matriculados se enfocan en dos planos: la asistencia de la entidad a García (actualmente el contacto es entre abogados) y la revisión de métodos de trabajo y estándares de calidad.

Por eso hoy, a partir de las 8.30, se volverán a juntar en Jujuy y Francia, donde está la sede del gremio que agrupa a los instaladores de la región. Al encuentro fueron invitados entidades similares de Capital Federal y Santa Fe, entre otros distritos. Es que la conmoción y la ansiedad trascendió las fronteras de Rosario.

"Queremos saber qué opina cada uno de nuestros socios", explicó Canteros ayer durante un alto en una obra que realizaba en una casa particular.

"Los gasistas están un poco asustados, por lo que ocurrió y también por la presión que seguramente meterá Litoral Gas", narró el dirigente de los instaladores, quien señaló que lo que se pretende desde la entidad es llevar tranquilidad a los suyos pero también a la población.

"Nos están llamando de todos lados y ante cualquier olor a gas o que se le parezca la gente se alarma y quiere respuestas inmediatas", describió, y agregó que "es lógico, pero debemos encontrar respuestas frente a los usuarios y, sobre todo, transmitir que somos confiables".

Historia. Aeigas nació en 1953 de la mano de comerciantes, entre ellos el fundador de la firma Accesaniga, Julio Viliguer.

La entidad hoy está compuesta básicamente sólo por instaladores.

En su historial, la Asociación destaca en su web su lucha que llevó adelante para "conseguir y conservar la matrícula de instalador del gasista ante los embates para que no existiera".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS