Edición Impresa

Aseguran que el uso de preservativos entre los jóvenes rosarinos es muy bajo

Los jóvenes rosarinos cuentan con abundante y correcta información sobre el VIH. Sin embargo, esta no resulta suficiente para disuadir conductas de riesgo. Así lo indica una encuesta realizada...

Jueves 26 de Diciembre de 2013

Los jóvenes rosarinos cuentan con abundante y correcta información sobre el VIH. Sin embargo, esta no resulta suficiente para disuadir conductas de riesgo. Así lo indica una encuesta realizada por la Asociación Civil Vox entre personas de 15 a 30 años donde más de la mitad de los consultados reconoció que no siempre usaba preservativos en sus relaciones sexuales. ¿Los motivos? Dejarse llevar o aprovechar el momento o porque su ocasional pareja le transmitía confianza, fueron los más mencionados.

"El uso de preservativos entre los jóvenes es realmente muy bajo. Sobre todo si consideramos que es la única forma de mantener sexo seguro y libre de VIH y otras infecciones de transmisión sexual y que actualmente la vía sexual es la vía por excelencia para contraer el virus", apuntó el director de Vox, Guillermo Lovagnini.

La encuesta, que se presentó el jueves pasado en el auditorio del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cemar), se realizó entre 193 jóvenes de entre 15 y 30 años que viven en Rosario. Un número representativo de las 308.714 personas de esa franja etárea que residen en la ciudad de acuerdo al último censo.

En las entrevistas se indagó sobre cuánto saben los jóvenes a cerca del VIH, que mitos tienen sobre la infección y los patrones de comportamiento relacionados con el virus. Los voluntarios de la organización realizaron la entrevista entre febrero y septiembre de este año en espacios públicos, boliches y también a través de las redes sociales y salas de chat como viarosario.com.

El grueso de los consultados fueron jóvenes de entre 18 y 26 años (69,5 del total de casos). Ambos géneros tuvieron similar representación (53 por ciento de encuestados masculinos y 46 por ciento femeninos) y en cuanto al nivel de instrucción, el 53,9 dijo tener terciario o universitario incompleto y el 18,1 haber completado estudios superiores.

Tras los mitos. El disparador de la encuesta, dice Lovagnini, fue el aumento de nuevas infecciones entre los varones jóvenes registrado por las estadísticas del Programa Municipal de Sida (Promusida). La hipótesis previa al trabajo, fue que esta problemática se relaciona con la falta de acceso a información sobre VIH.

Sin embargo, los encuestados no sólo manifestaron estar informados sobre la infección sino también al indagar sobre los mitos acerca del virus, "en la mayoría de los casos, más del 60 por ciento contestó correctamente sobre esas cuestiones, por lo que se advierte que están obteniendo información", señalan las conclusiones del trabajo.

Es más, casi seis de cada diez encuestados dijo haberse sometido a un test de VIH. Y de este porcentaje el 62 por ciento recibió además consejería sobre el virus.

A los hechos. No obstante, en la práctica más de la mitad de los consultados reconoció que no siempre mantienen sexo seguro. El 96 por ciento de los encuestados sostuvo que "no siempre se cuidan" cuando practican sexo oral; otro 57 por ciento dijo no usar siempre preservativos o exigir su uso al practicar sexo anal y otro 53 por ciento al practicar sexo vaginal.

Y al momento de explicar este tipo de conductas, las opciones "me dejé llevar por la calentura del momento", "el chico/a me transmite confianza, seguridad", y "no teníamos preservativos a mano" parecieron como las más recurrentes. El 13,5 por ciento dijo además que estaba alcoholizado y el 11,4 por ciento apuntó que no le gustaba usar preservativos.

Para los autores del trabajo "es imprescindible crear el hábito del uso o exigencia del preservativo en los jóvenes", para lo cual es necesario generalizar la educación sexual integral en las escuelas primarias y ampliar los alcances de las campañas de prevención "para poder incidir en los diferentes aspectos de la sexualidad de las personas, no por cuestiones de control de las conductas, sino puesto que cuanta más y mejor calidad de información se transmita y trabaje, lograremos darles a las nuevas generaciones más herramientas para fortalecer su autoestima y a su vez dotarlos de conocimientos internalizados para poder decir y elegir mejor y más libremente".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS