La Ciudad

Aseguran que decir que ya se atravesó el pico de Covid es peligroso

Hay distintas opiniones sobre el momento actual y el futuro inmediato. Especialistas advierten que el número de casos sigue siendo alto.

Sábado 31 de Octubre de 2020

El 20 de octubre Rosario registró 1.375 contagios en un solo día, una cantidad que no se había alcanzado en toda la pandemia. En las jornadas previas y posteriores los casos promediaron los 1.000. Se encendió el alerta como nunca antes. Los médicos salieron a los medios a pedir por favor que se aumentaran las restricciones de actividades para asegurar que el sistema sanitario pueda dar respuestas. Los funcionarios provinciales y municipales se mostraron preocupados. La curva parecía no detenerse. Pero hace una semana los partes oficiales empezaron a mostrar una tendencia a la baja, y los positivos se ubicaron en un promedio de 630.

El investigador del Conicet y docente de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Ernesto Kofman, quien sigue un modelo matemático predictivo, pronosticó que para fin de año la ciudad podría estar en 10 o 20 casos diarios y por lo tanto libre de circulación comunitaria. Más allá del alivio que provocó en toda la población pensar en esta posibilidad, el intendente de Rosario, Pablo Javkin; el secretario de Salud, Leonardo Caruana y; la ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, salieron rápidamente a aclarar que continúa la pandemia, que el número de casos en la región es aún es elevado y que hay que considerar muchas variables antes de decir que lo peor ya pasó.

>> Leer más: Coronavirus: Rosario registró 643 casos de los 1.725 que hubo en toda la provincia

El mayor temor es que los ciudadanos “decreten” consciente o inconscientemente el fin del problema, se fomenten los descuidos y que al final, lo que podría ser una tendencia favorable, termine en catástrofe.

Expertos que integran el comité de asesores en materia de Covid-19 del gobierno provincial prefirieron no entran en polémicas “dada la sensibilidad del momento” al que siguen considerando crítico. Pero varios de sus integrantes aseguraron a La Capital que decir que concluyó el pico de contagios “no solo no es posible, sino que es irresponsable, arriesgado y peligroso” y fueron más allá al señalar que describir ahora el panorama de diciembre, enero y febrero es “pura conjetura”. Si bien admitieron que es probable que la curva se esté desacelerando “eso no significa que hayamos tenido el pico”, algo que “se sabrá recién en unos meses”.

Camas al rojo    

El presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de Rosario, Roberto Villavicencio, analizó lo que ocurrió durante esta semana. Y aunque señaló que es innegable que la curva de casos está entrando en lo que parece ser una meseta “con una tendencia negativa de contagios”, no se da de la misma manera la curva de terapia intensiva. “En camas críticas estamos al tope, con un 97% de ocupación, en el momento de mayor demanda”, enfatizó en base a los datos del último viernes.

El médico mencionó que los casos graves que se están atendiendo por estos días en la ciudad corresponden a personas que se contagiaron hace algunas semanas “y es esperable y deseable” que comience a bajar la ocupación pero “hay que ser muy prudentes”. Y agregó: “El 60% o más de quienes están en terapia por Covid-19 están con respirador. No es un momento para nada fácil”.

Acerca de si ya se atravesó el pico, Villavicencio comentó: “Lo vamos a confirmar cuando la meseta sea persistente”. Para el médico “hay indicadores favorables” como el tiempo de duplicación que se va extendiendo, “pero es un error creer que unos 600 casos por día es poco; tenemos casi el doble que la Ciudad de Buenos Aires, con menos de la mitad de gente”.

El profesional pidió “prudencia” a la hora de dar mensajes que puedan confundir a la población. “No se puede aflojar, es una enfermedad imprevisible de la que sabemos poco, hay que tener mucho cuidado con lo que se manifiesta. El uso del barbijo, el distanciamiento y evitar las aglomeraciones debe mantenerse. Además de cuidar muchísimo a las poblaciones de riesgo”.

>> Leer más: Rosario sumó diez nuevos muertos de los 16 que registró Santa Fe

El infectólogo Marcelo Leguizamón, quien está a cargo del consultorio de seguimiento de pacientes pos Covid, en el Cemar, reflexionó sobre este tema. Ante la pregunta de si pasó el pico de contagios y si Rosario ya superó lo peor, dijo: “Desde el 23 de octubre los casos son inferiores a 1.000 y aunque nos invada un soplo de esperanza, aún debemos ser cautos”.

Según Leguizamón, lejos de aflojar se deben reforzar las búsquedas activas de positivos, los testeos, rastreos, aislamientos y apoyo a quienes se contagian. “Es inadmisible que existan todavía obras sociales que dificulten los testeos y estudios de los pacientes”.

El infectólogo está convencido de que se necesita una cambio en la estrategia de comunicación “para brindar herramientas más razonables para convivir con el virus, mientras esperamos la ansiada vacuna”, sabiendo que la mayoría de los contagios se produce en reuniones sociales, afectivas o salidas recreativas.

Y puso como ejemplo a los jóvenes que “deben estar integrados como nunca a los mensajes vinculados al cuidado, porque ellos pueden tener síntomas muy leves o ser asintomáticos pero complicar la salud de adultos mayores y personas vulnerables”.

Para Leguizamón hay que darles la alternativa de las burbujas sociales, algo que se hizo con éxito en otros países (encuentros de grupos pequeños, siempre con las mismas personas que se responsabilizan de no participar en otras reuniones) y que sepan, por ejemplo, que no se pueden sacar el barbijo todos al mismo tiempo para comer en un bar sino primero uno, luego otro, y así sucesivamente.

En definitiva, ser firmes en el mensaje y a la vez creativos para minimizar los riesgos teniendo en cuenta la realidad y las posibilidades de cada población.

El médico señaló: “Cambiar de respuesta es evolución, cambiar de pregunta es revolución, decía el físico (Jorge) Wagensberg. De cada uno de nosotros depende responder si pasó o no lo peor” .

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario