Edición Impresa

Aseguran en EEUU que Chávez tiene un cáncer incurable y terminal

El médico José Marquina, quien tendría información confidencial, dice que el mal hizo metástasis. También que la última operación se hizo únicamente por "voluntad del paciente".

Sábado 03 de Marzo de 2012

Las informaciones oficiales sobre la salud del presidente venezolano, Hugo Chávez, son muy optimistas, pero a la vez muy escasas, lo que produce dudas sobre el real estado del paciente. No hay partes médicos oficiales, y ni siquiera se sabe aún qué tipo de cáncer padece. De esta manera, surgen inevitablemente versiones respaldadas en fuentes médicas. Es el caso del médico venezolano residente en EEUU José Marquina, quien afirma que Chávez padece de un cáncer sumamente raro que se encuentra en una etapa tan avanzada y que es básicamente incurable. Marquina asegura haber tenido acceso a parte de la información clínica de Chávez.

Marquina, un respetado médico residente en Florida cuyos comentarios sobre la salud de Chávez han causado furor en las redes sociales, advirtió al diario Miami Herald que Chávez enfrenta una expectativa de vida de menos de un año, producto de un raro tipo de cáncer que en este momento sólo puede ser combatido con tratamientos experimentales disponibles en un pocos centros especializados, ninguno de ellos ubicados en Cuba. "Ya el cáncer está sumamente avanzado. La mayoría de los médicos, cuando la enfermedad está con este grado de avance, recomiendan al paciente que pase los últimos días con su familia", comentó Marquina al Herald.

"Lamentablemente, el tumor de Chávez está en ese punto.Chávez tendría una expectativa de vida de entre seis y ocho meses, y hasta de un año, con tratamiento adecuado", estimó. El cáncer que padece el mandatario se trataría de un leiomiosarcoma, un tumor de tejido muscular liso, que probablemente se originó en la vejiga y luego tuvo una invasión del espacio denonimado retroperitoneo. Es sumamente difícil de tratar, explicó Marquina, quien realizó estudios de postgrado en el Hospital Jackson Memorial de Florida y actualmente ejerce en Naples, ciudad del mismo estado y es profesor de Nova Southeastern University. Sin embargo, el Herald omite decir que Marquina no es oncóloco, sino especialista en vías respiratorias. Sin embargo, tendría acceso a información a través de médicos consultados por los cubanos que tratan a Chávez o envían tejidos para hacer biopsias en EEUU.

En el hígado. Ahora que el cáncer hizo metástasis en varias partes del cuerpo, incluyendo el hígado, su condición es sumamente compleja y difícilmente podrá ser tratado adecuadamente por médicos cubanos, comentó Marquina. "El tratamiento ha sido un desorden total. Inicialmente empezaron a tratar para un cáncer de colón, y después se dieron cuenta de que no era de colon, sino que parecía cáncer de vejiga", relató. El tratamiento que le empezaron a dar el año pasado era de una altísima toxicidad para la médula y provocaba sangre en la orina. Luego fue sometido a altas dosis de quimioterapia, como medida preventiva. Pero "al darle la quimioterapia equivocada el tumor muta. Se hace resistente a la quimioterapia, lo que obliga a pasar a agentes de segunda línea, que son mucho menos efectivos y experimentales", explicó. Además, esos tratamientos experimentales, los mejores de los cuales son brindados en centros especializados en Europa y Estados Unidos, en el mejor de los casos sólo podrían alargar sus expectativas de vida por unos meses. En el nivel en que actualmente se encuentra, la enfermedad ya sería incurable.

Operación polémica. Según Marquina la operación se hizo esta semana fue por insistencia de Chávez y pese a que sus médicos venezolanos se mostraban en desacuerdo. "Los venezolanos estaban en contra de hacerle esa operación por muchísimas razones. Para empezar, es un procedimiento sumamente difícil técnicamente. Cualquier paciente que ha sido sometido a dos cirugías previamente, que tiene muchísimo tejido fibrótico, que es obeso, ha recibido quimioterapia, va a tener problemas", comentó. Chávez fue operado dos veces consecutivas en junio de 2011 de un cáncer en la zona pélvica. Otros especialistas habían advertido que una nueva intervención en esa compleja región era poco aconsejable. "Cualquier cirujano en cualquier país del mundo con sentido común, dice que no hay que operar a una persona que tiene un cáncer sumamente avanzado. Pero él presiona para que lo operen, y al no ser operado en Venezuela, se va a Cuba", explicó Marquina. Y es muy probable que cuando regrese, Chávez muestre algo de vitalidad, producto del suministro de fármacos empleados para suministrarle energía a los pacientes. Esa energía es una de las razones por las que muchos de los venezolanos dudan de que el mandatario esté realmente enfermo. Pero esa energía, sin embargo, no tendría relación con el verdadero cuadro. "El cáncer normalmente es asintomático hasta el final de la enfermedad. Chávez va llevar muy bien la enfermedad. Y esa es una cosa que incluso le hace dudar de que la tiene", explicó el médico venezolano al Nuevo Herald.

“Voy bien”, reiteró el bolivariano desde La Habana

Hugo Chávez reiteró ayer desde La Habana que está comenzando a “levantar vuelo”, en su recuperación de la operación a la que se sometió por un tumor en la zona abdominal. “Sigo recuperándome, gracias a las atenciones del batallón de médicos y a las simpatías del pueblo cubano, del pueblo venezolano, Estoy con mi familia, con mis hijas, mi hijo. Con un apoyo así estoy comenzando a levantar vuelo”, señaló.

Chávez habló por teléfono desde el lugar de su hospitalización en Cuba para mostrar que sigue al mando del gobierno, tomando decisiones, mientras se recupera de la intervención quirúrgica del lunes, cuando le fue extirpado un tumor en el mismo lugar del que le extrajeron otro mayor en junio del año pasado. El mandatario de 57 años afirmó que se está recuperando “aceleradamente” y que está ahora cumpliendo con una “dieta muy buena. Ahora tengo que dar la caminata de la tarde, no debo retrasar ni un minuto el tratamiento de recuperación”, aseveró. Chávez habló con el ministro de Industrias, Ricardo Menéndez, quien se reunió en la ciudad sureña de Guayana con trabajadores de la Siderúrgica del Turbio (Sidetur), quienes le plantearon al presidente cambiarle el nombre a la empresa estatizada por Complejo Siderúrgico Bolivariano. El mandatario aprobó el cambio y exhortó a los trabajadores a transformar a la región de Guayana en una “plataforma socialista a nivel mundial”. “Tenemos que hacer de Guayana un territorio socialista para ejemplo de Venezuela, de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América, de la Unión Sudamericana y del mundo. Hagamos de este un territorio del futuro, tengo fe que los lograremos”, señaló.

Chávez también anunció cambios en la directiva de la siderúrgica estatizada Sidor —cuya anterior dirección recibió muchas críticas por una pronunciada caída de la producción— e instruyó a Menéndez a negociar la creación de una empresa mixta con el grupo chileno Masisa para la explotación de un bosque de pinos en el norte del estado de Bolívar. El aparato estatal de Venezuela prácticamente no ha informado sobre la salud de Chávez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario