Edición Impresa

Asalto exprés en una maderera de la zona sur

Tres hombres armados asaltaron ayer al mediodía una empresa maderera del barrio San Francisquito. Luego de inmovilizar al hijo de uno de los dueños, los ladrones recogieron unos 13 mil pesos de la recaudación y se apoderaron de los...

Viernes 12 de Septiembre de 2014

Tres hombres armados asaltaron ayer al mediodía una empresa maderera del barrio San Francisquito. Luego de inmovilizar al hijo de uno de los dueños, los ladrones recogieron unos 13 mil pesos de la recaudación y se apoderaron de los teléfonos celulares y el efectivo de los clientes que esperaban ser atendidos. Toda la secuencia del atraco quedó registrado en las videocámaras instaladas en el local, pero hasta anoche los maleantes no habían sido localizados.

El asalto ocurrió a las 12.15 de ayer en Gregoris Maderas, una mayorista situada en Rueda 3648. A esa hora Joel estaba detrás del mostrador de la firma cuando activó el portero eléctrico para que saliera un cliente. Casi al mismo tiempo tres jóvenes que habían llegado en una moto Honda de alta cilindrada ingresaron al negocio, que tiene un amplio depósito donde se apilan maderas de diferentes dimensiones.

Los recién llegados actuaron con movimientos precisos y enseguida demostraron que no planeban comprar nada. Dos fueron hacia el mostrador y el tercero se quedó cerca de la puerta. Cuando estuvieron frente a Joel, el hijo de uno de los dueños de la empresa, le exigieron "la plata" a punta de pistola.

Joel no ofreció resistencia y les entregó unos 13 mil pesos de la recaudación. "En un minuto se llevaron lo que había en la caja", explicó LaCapital Joel ayer a la tarde.

A los clientes. Pero los asaltantes no se conformaron con el botín. También encañonaron a los clientes y los despojaron de sus pertenencias. "A los clientes les robaron celulares y el dinero que tenían encima", explicó el comerciante. Mientras el atraco ocurría, un grupo de empleados trabajaba en el depósito ubicado en la parte posterior y, al parecer, no se enteraron de la irrupción de los ladrones.

Lo concreto es que los delincuentes huyeron a gran velocidad con el botín. Se treparon a la Honda y se esfumaron por las calles del barrio San Francisquito. El comerciante activó el botón de emergencia para alertar a un operador del 911 del atraco y unos cinco minutos después, según dijo Joel, arribó un patrullero del Comando Radioeléctrico, pero no localizaron a los asaltantes.

Tres veces. Ayer a la tarde, Joel estaba tan angustiado como impotente por el atraco que había sufrido. "Hace siete o ocho años que estamos acá y este año ya nos robaron tres veces. Yo pido que haya por lo menos un patrullero que recorra la zona", pidió casi como un ruego luego de citar la medidas de seguridad que había adoptado.

"Tenemos un sistema de alarma y cámaras en la vereda, en el galpón y detrás del mostrador. Ahora estamos pensando en contratar un servicio adicional de policía", señaló.

Joel comentó que su negocio no fue el único blanco elegido por los ladrones. Otras personas que habitan en la barriada también sufrieron robos. "El barrio está complicado. Hace poco robaron en una casa de la misma cuadra de mi negocio", se lamentó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario