Edición Impresa

Arroyo Seco plantea un obstáculo al futuro tren por viviendas precarias en las vías

El tema tuvo su caja de resonancia en el municipio y el Concejo de esa ciudad, inquietó a los vecinos y a los medios locales, y movilizó a las autoridades a buscar soluciones.

Sábado 19 de Julio de 2014

La construcción del futuro ramal entre Rosario y Retiro encontró en Arroyo Seco un inesperado obstáculo, con la presencia de unas 300 familias cuyas viviendas se levantan muy cerca de las vías. El tema tuvo su caja de resonancia en el municipio y el Concejo de esa ciudad, inquietó a los vecinos y a los medios locales, y movilizó a las autoridades a buscar soluciones.

   En este marco, y en una reunión realizada el martes en la Secretaría de Transporte de la Nación, el intendente de esa ciudad, Darío Gres, y el titular de la cartera nacional, Alejandro Ramos, acordaron trabajar en conjunto para destrabar el único cuello de botella que afecta al ramal del nuevo servicio ferroviario.

   Se trata de los barrios San Francisco y Virgen de Luján, ubicados en el sector norte de la planta urbana que posee asentamientos irregulares en terrenos municipales y nacionales afectados a espacios de seguridad de las vías.

   La solución de fondo propuesta por el municipio consiste en la construcción de un nuevo barrio para el traslado de unas 300 familias que se construirían en un terreno cercano a través de un emprendimiento conjunto entre el municipio, la provincia y la Nación. Gres aseguró que durante el encuentro presentó la documentación de propiedad de las tierras sobre las cuales se erigirá el barrio, un proyecto de infraestructura de servicios de cordón cuneta y consolidado de calles, alumbrado, cloacas y agua potable y un modelo de construcción de vivienda tipo de hormigón prefabricado para elaborar un presupuesto.

   “De este modo se destrabó un inconveniente que se había planteado en torno al tema desde la Nación. Ellos decían que no podían avanzar sobre la problemática de Arroyo Seco porque no demostrábamos tener las tierras sobre las cuales poder construir el barrio”, contó Gres y añadió que “ahora llevamos todo lo que nos habían pedido”.

Tiempos. El problema es que un barrio de esas características no se puede hacer en seis meses, plazo que tienen previsto para que pase el tren. “La idea para resolver esto es que hasta que se culmine con la construcción de las viviendas el tren pase a menor velocidad por un desvío que aleja a la formación de las casas existentes”, dijo el intendente. “Lo importante es que hubo un compromiso de parte del secretario de Transporte que recibió de buena manera el proyecto que le presentamos”, aseguró.

   Las vías ocupan una extensión de aproximadamente 1.200 metros de los barrios San Francisco y Virgen de Luján que se formaron principalmente con las migraciones internas hacia los grandes conurbanos desde hace unos 30 años. En total se contabilizaron unas 300 viviendas ubicadas muy cerca de las vías. Las más cercanas llegan a 1,5 metro de la vía lo que no permite el ingreso de las máquinas para el recambio de las vías. El proyecto presentado a la Nación prevé reubicar a las familias que ocupan viviendas linderas a la vía y despejar un espacio de diez metros a cada lado de la línea férrea.

   “Para la financiación de los trabajos se canalizarán los pedidos a través de diferentes secretarías y ministerios y solicitaremos un aporte del Tesoro nacional para comenzar con el desarrollo de infraestructura”, aseguró Gres. Y adelantó que la semana próxima participará de una reunión con el secretario de Hábitat de la provincia para entregarle el mismo proyecto y analizar la participación que le corresponde al gobierno santafesino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS