Edición Impresa

Arrollados por la ola de calor

El conductor rosarino volvió con la tercera temporada de “odio el verano”, por canal 5, que intenta demoler los mitos del estío.

Domingo 19 de Enero de 2014

“hay que darle una oportunidad al invierno para ser feliz”, asegura con certeza Lisandro Cavatorta. Y claro, su afirmación se vincula íntimamente con su programa “Odio el verano”, que va todos los domingos a las 21.15 por Canal 5 y que en su tercera temporada intenta develar los mitos que existen en la época de canícula; su relación con el río, el sexo, la noche, el cuerpo, el trabajo y la felicidad. El conductor rosarino, que también está al frente de “Bótelos”, por el mismo canal, contó los detalles de esta interesante propuesta televisiva que cuenta con la participación especial del periodista Daniel Briguet y el psicólogo Fernando Tavella.

   —¿Por qué hacer un programa en contra del verano?

   —No somos renegados del verano, decimos que el verano es lindo para estar en Cancún. Tratamos de investigar la relación que existe entre el verano y lo que nos sucede. En la primera emisión hablamos de “El verano y el río”, y este domingo (por hoy) vamos a tratar “El verano y el cuerpo”, y así, un tema por programa. Hablamos con la gente y también con especialistas acerca de todas las expectativas que se le cargan al verano ya que es una temporada donde nos miran mucho más. En esta edición van a encontrar las opiniones de cirujanos plásticos, esteticistas, nutricionistas... Creo que cuando se acerca el verano la gente quiere hacer en un mes lo que no hizo en todo el año. Este es un programa de verano para las personas que odian los programas de verano. El verano te obliga a estar más feliz, más sociable, a salir un poco más... Y nosotros tratamos de desmitificar eso, de no poner tantas expectativas en el verano, también hay que darle una oportunidad al invierno para ser feliz.

   —¿Es un programa de investigación más que de entretenimiento?

   —Tal cual. Es un programa de investigación porque trata de pensar el verano para los rosarinos. Eso es periodismo de investigación, pero con una mirada irónica y algunos aspectos relacionados con el humor. En los próximos programas vamos a tratar el verano relacionado con el sexo, la noche, el tiempo libre. La gente se pelea mucho más en verano porque tienen más tiempo libre y por ende, pasan más tiempo juntos. El verano no es solamente los móviles de Mar del Plata y Carlos Paz todos los días. También hay que seguir trabajando, y no es lo mismo pasarlo con 40 ó 20 grados.

   —¿Alguna vez te tentó hacer un programa de la farándula rosarina?

   —Sí, podría funcionar. De hecho lo hemos hablado con Juan Junco. Hay interés de la gente por conocer qué pasa con las estrellas rosarinas durante el verano. Lo que pasa es que el medio no es muy grande... así que no sé si se podría sostener un ciclo largo sobre la farándula rosarina.

   —Te caracterizás por idear proyectos televisivos como “Bótelos”, “Odio el verano” y “Plácido domingo”, que requieren imaginación y que proponen algo distinto. ¿La televisión rosarina necesita nuevos contenidos?

   —Sí. Es muy difícil hacer un contenido propio. Hay muchos programas de cobertura de eventos o que le hacen notas a los que auspician y pocos de contenido propio. Tanto “Bótelos” como “Odio el verano” producen contenido propio, puede ser bueno o malo pero lo importante es que son ideas nuestras. La mayoría de los programas hoy cubren lo que pasa haciéndole notas a los demás. En “Bótelos”, por ejemplo, el cien por ciento del programa está guionado. Hacemos algunas notas sobre todo a políticos, pero en general, realizamos contenidos propios. Creo que le falta creatividad a la televisión rosarina, contar de una manera distinta lo que nos pasa.

   —Hace 11 años consecutivos que está “Bótelos” al aire en Canal 5, ¿cuál es la clave de esta permanencia y qué crées que cambió en estos años?

   —Hay que tomarlo como un trabajo, no solamente como un negocio. Con los años y el desarrollo de la tecnología mejoró mucho la calidad técnica de todos los programas televisivos. Particularmente en “Bótelos” pasamos de ser los chicos piolas que hacían un programa divertido a la noche, a hacer un programa periodístico. Más allá del humor y del doble sentido que utilizamos, los colegas y los políticos nos respetan. Nos consideran un programa periodístico que utiliza el humor como recurso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS