Edición Impresa

Arrojaron gases lacrimógenos en un restaurante y la explosión causó pánico

Incidente en Las Tinajas. El hecho, que ocurrió en el local de Pellegrini 1455 el sábado, a las 20, obligó a cerrar el local. A esa hora había personal y unos pocos comensales.

Lunes 06 de Octubre de 2014

La explosión de dos gases lacrimógenos que manos anónimas arrojaron el sábado a la noche en el restaurante Las Tinajas, de avenida Pellegrini 1455, causó pánico entre el personal que a esa hora se aprestaba para su jornada de mayor trabajo y los pocos comensales que ya se habían sentado a cenar. El ruido y el humo hicieron que la gente saliera "despavorida" y obligaron a cerrar el local, que debió descartar todo el alimento ya preparado y someterse a una limpieza exhaustiva. Los autores del ataque y la naturaleza de la sustancia utilizada todavía eran materia de investigación. "Escuchamos la explosión y salimos asustados a ver qué había pasado", contó una comerciante vecina al restaurante, quien también relató que "las personas que había adentro salieron en estampida a la calle".

Aunque el incidente, que se registró poco después de las 20 del sábado, no tuvo consecuencias de gravedad, produjo un gran alboroto en la avenida, a esa hora del sábado muy transitada.

Según contó ayer el titular de Defensa Civil, Raúl Rainone, tanto esa repartición como la Guardia Urbana Municipal (GUM) fueron convocadas al restaurante después de que"explotaran un par de gases lacrimógenos" (en rigor, una sustancia aún no identificada), lo que generó alarma y corridas.

"Cuando llegamos al lugar ya había sido totalmente evacuado", detalló el funcionario. Básicamente se trataba del personal que trabaja en el local y de algunos parroquianos que habían llegado temprano para cenar. "Por suerte a esa hora aún no estaban funcionando a pleno", contó.

De inmediato se procedió a clausurar preventivamente el restaurante. "Obviamente la totalidad del alimento tuvo que se desechado, pero además había que evitar cualquier tipo de contaminación y garantizar que se limpiara cada rincón del local con sustancias alcalinas específicas", detalló.

Nadie vio nada. El parte policial reportó que en el lugar no se ubicó a ningún testigo capaz de identificar a quienes habían arrojado la sustancia que al explotar provocó la emanación de humo.

De hecho, hasta ayer tampoco se había determinado el químico utilizado. Sólo se verificó que había causado irritación respiratoria y ocular en una empleada de Las Tinajas, de 25 años, que fue atendida en el lugar. El resto de los trabajadores y de los comensales no mostró complicaciones de salud.

La comisión policial que arribó tras la explosión entrevistó a la supervisora general del restaurante (un emprendimiento de capitales chinos con locales también en Córdoba y Mendoza), Lin Inchen, y dio intervención a la Unidad de Flagrancia y turno.

Lo cierto es que la cuadra quedó conmocionada. "Nos asustamos por la explosión y cuando llegamos a la vereda vimos a la gente correr despavorida", contó una vecina que pidió mantener su nombre en reserva. Algunas personas, dijo, se veían llorosas. "No sé si por el miedo o por efecto del mismo humo", ensayó.

Aunque el incidente no acarreó mayores consecuencias que económicas (tener que cerrar el restaurante nada menos que un sábado por la noche y tirar la comida), en el barrio se conjeturaba alguna "vendetta". Sólo que no en clave italiana, sino china.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario