Edición Impresa

Arrancó la cosecha y preocupa el flujo vehicular sobre la ruta 33

Pese a algunas tareas de reparación aún hay zonas deterioradas o sin terminar de reparar. Hay falencias en Sanford y Chabás, y en los tramos Pujato-Casilda y Sancti Spíritu-Rufino.

Lunes 02 de Abril de 2012

A pesar de las tareas de reparación desarrolladas en distintos sectores de la ruta 33 aún hay zonas deterioradas donde se encararon arreglos que no fueron terminados. La situación afecta el normal desplazamiento de vehículos, especialmente para esta época de cosecha donde está atestada de camiones con cereal.

La falencia puede advertirse en varios tramos del trayecto entre Pujato y Casilda donde se realizaron trabajos de fresado o raspaje sobre la cinta asfáltica y su posterior demarcación sin antes hacerse el recapado para su correcto reacondicionamiento. Desde Casilda hacia Venado Tuerto la arteria se presenta en buenas condiciones. El trayecto de Sancti Spíritu a Rufino se encuentra deteriorada aunque no intransitable.

Trazas urbanas.A ello se suma que en la traza urbana de ambas localidades la ruta esta ahuellada en cercanías de los semáforos, panorama que también se registra en Sanford y Chabás. Además es notoria en esta zona la falta de mantenimiento de banquinas que se encuentran descalzadas en algunas áreas, con el peligro que ello implica. Y no es menos preocupante la escasa demarcación y señalización además de la angosta cinta asfáltica a lo largo de la mayoría de su recorrido.

Tal vez la situación no sería tan compleja de tratarse de una ruta de menor circulación, pero el problema radica, justamente, en la gran cantidad de vehículos que recibe diariamente y que afectan su normal desplazamiento, especialmente para esta época de cosecha donde está atestada de camiones que transportan cereales. El problema es evidente y se agravará en días cuando los chacareros sigan sacando en mayor cantidad el cereal acopiado en sus campos hacia plantas de silos o terminales portuarias.

Congestión y atención especial. En horarios pico resulta casi una proeza transitar por la 33 en medio de largas colas de vehículos donde intentar avanzar puede convertirse en una maniobra peligrosa. Viajar por esta ruta implica para el conductor tener una atención especial ya que ante la primera distracción crecen las posibilidades de accidente. Y para muestra alcanza con echar una mirada a las estadísticas que dan cuenta que la principal causa de siniestralidad es el error humano.

No obstante y desde hace meses no se registran sobre el corredor accidentes graves o de magnitud, un fenómeno que resulta alentador si se tiene en cuenta la seguidilla de víctima fatales registrada durante el año pasado, fundamentalmente en la zona comprendida entre Sanford y Zavalla.

Al respecto Patricia Ferraretto, abogada del grupo casildense Prohibido Olvidar, integrado por familiares de víctimas en accidentes de tránsito, sostuvo que "hay mayor concientización por parte de la sociedad", y en sentido destacó la necesidad de avanzar en materia de controles y campañas de seguridad vial tras remarcar que "Santa Fe continúa siendo una provincia con altos índices de siniestralidad".

Controles.Si bien aún persisten los controles vehiculares en algunos sectores de la ruta 33 su presencia no es la misma que hace un tiempo, lo cual preocupa. "Decayeron a partir de los cambios en la Agencia de Seguridad Vial de la provincia", remarcó Ferraretto para luego sostener que "esperábamos que haya una presencia más permanente y que los controles se consoliden para cumplir con las expectativas y estar a la altura de las circunstancias para hacer frente al gran caudal de tránsito". No obstante aclaró que "las nuevas autoridades anunciaron que van a continuar con los controles y esperamos que cumplan ya que esta situación no admite dilaciones".

Al respecto el jefe comunal de Pujato, Mario Gatti, dijo que "no hay que dejar de hacer lo que se venía realizando ya que los accidentes cesaron en el zona y sería lamentable que volvamos a la situación anterior por falta de controles". Y en relación al estado de la ruta valoró que se hayan realizado mejoras, aunque admitió en sintonía con el pensamiento general de las autoridades políticas de la zona que la 33 carece de infraestructura en relación al creciente parque automotor. La situación podría revertirse una vez ejecutada la autopista Rosario-Rufino ya que permitirá descongestionar el tránsito de la 33 aunque, mientras tanto, es necesario que las obras de mantenimiento avancen a fin de mejorar las condiciones de transitabilidad sobre el congestionado corredor.

Proyecto. En ese sentido la diputada provincial Miriam Cinalli, de Unión Pro Federal, presentó un proyecto de comunicación por medio del cual pide al gobernador y al ministro de Obras Públicas para que intercedan ante Vialidad Nacional para lograr "urgentemente" trabajos en la 33.

Sobre el tema también se manifestó el ex presidente comunal de Chabás, Osvaldo Salomón, quien trazó en una carta de lectores publicada días atrás en LaCapital un panorama caótico al sostener que "la ruta nacional 33 es una trampa mortal".

Mejoras necesarias.El ingeniero casildense, Eduardo Crenna, quien asesora a municipios y comunas de la región en materia vial y obras públicas, sostuvo que "es necesario el mejoramiento del estado de las banquinas y la señalización horizontal y vertical de la ruta, además de más celeridad para terminar trabajos de recapado y mantenimiento (en los tramos Pujato, Casilda, Sanford y Chabás)".

Además indicó que "hace falta iluminación en los sectores más críticos" e hizo hincapié en los controles para el ordenamiento del tránsito, entre otras acciones necesarias "para que la 33 no quede olvidada".

En Chabás y Sanford hay zonas con las banquinas sin mantenimiento y descalzadas"

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario