Edición Impresa

Arnaldo Bocco anticipa que "en la elección se juega el modelo económico"

El ex director del Banco Central aseguró que en el segundo trimestre el consumo se expandió. Prevé un crecimiento superior al 4% en 2013.

Domingo 04 de Agosto de 2013

El economista Arnaldo Bocco está convencido de que en el actual proceso de elecciones legislativas se juega el modelo económico. “Hay sectores que quieren cambiarlo”, advirtió, y lanzó sus dardos contra el intendente de Tigre, Sergio Massa. El ex director del Banco Central es un histórico defensor de la política económica que lleva adelante el gobierno nacional. Estuvo la semana pasada en Rosario para hablar frente a empresarios rosarinos en un encuentro organizado por el Movimiento Evita y la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Rosario. En ese contexto, aseguró que la economía experimentó una recuperación mayor a la esperada en el segundo trimestre del año, y consideró que esta trayectoria asegura un piso de crecimiento superior al 4% para 2013.

   —¿Cómo influye el proceso electoral en la economía?

   —Hay dos aspectos. Uno es la situación que deja el modelo económico y el proceso que vivimos en el segundo trimestre, con una recuperación de la actividad que deja como piso una tasa de crecimiento por encima del 4% para este año. Otra cosa es el debate político, con actores que empiezan a jugar con cartas cada vez más fuertes y con un intento de recomposición de las fuerzas políticas territoriales. A mi juicio, dada la envergadura de lo que se juega en esta elección, y en función de cómo la entiende la sociedad civil, es un año muy importante en términos del tipo de resultado electoral que se registre. Pero estimo que la lucha política no va a opacar la recuperación económica. Hay cierta independencia del tema económico. Obviamente, el sistema político está condicionado por la política económica del gobierno. Este año, a través de la recuperación salarial, de algunas medidas que se dieron en materia crediticia y aspectos centrados en el manejo del mercado interno, hubo una recuperación del consumo que supera a lo esperado.

   —¿Esta recuperación alcanza a la industria, más allá del sector automotor?

   —La actividad crece por la industria automotriz pero también por la construcción, que empezó a reactivarse. Parte de un piso bajo, pero entre las obras públicas, el programa Procrear, que levantó el nivel de consumo en insumos de la construcción, más lo que traccionan otras industrias metalmecánicas no vinculadas al sector automotriz, hay toda una constelación de subsectores de la actividad que empujan el producto hacia arriba.

   —¿El ritmo es similar o menor que el promedio de la década?

   —En términos de utilización de capacidad instalada estamos en un porcentaje bastante alto. Un crecimiento del consumo traería nuevamente tensiones, porque pasaría nuevamente a un uso mayor de la capacidad. El ritmo de actividad puede ser algo más bajo pero igual se da sobre un piso más alto que hace cinco años. El PBI está cerca de los 475 mil millones de dólares.

   —¿Cómo ve el contexto internacional?

   —Con situaciones muy diferentes. Estados Unidos en recuperación, con altibajos y con un costo monetario y fiscal gigantesco. El cambio del jefe de la Reserva Federal puede tener cambios importantes. Hay una puja dentro del sistema político norteamericano entre los que quieren volver a desregular el sistema y los que piensan en mantener las regulaciones para que no pase otro Lehman Brothers. Europa está estancada, con el amesetamiento de la actividad en Francia e Italia, que son las dos economías más importantes después de Alemania. Asia exhibe crecimientos no tan exuberantes, pero importantes. China crece al 7,5%, que no es el 7,5% de hace 25 años. Es el crecimiento de hoy, con el segundo poducto bruto industrial del mundo. Es una cifra que mantiene gracias al consumo interno porque se le cayó el mercado europeo. Las exportaciones chinas son menos dinámicas, lo que genera alguna referencia compleja para Argentina y Brasil.

   —En Brasil está impactando bastante este escenario internacional...

   —Brasil tuvo una politica más liberal en términos de administración del comercio internacional y ahora está pagando un costo muy alto. Porque tuvo apreciacion cambiaria e invasión de productos importados. Brasil tiene limitaciones para producir ciertos productos primarios, pero tiene una industria con un tejido socioproductivo mucho más extendido que la nuestra. China le da una competencia muy fuerte en cada uno de los sectores. Ahora están siendo más riguroso en los controles. Lo que pasa es que China está vendiendo a precios muy bajos. Eso trae consecuencias. La sobrepolitización de estos años, de 2010, 2011 y 2012, llevó a desdibujar el papel del Mercosur. Para mí, después de las elecciones va a haber todo un replanteo del Mercosur. Esto significa que habrá que ver cómo uno se para frente a la situación internacional. Por ejemplo, cómo juegan Argentina y Brasil en el G-20.

   —Mencionó la importancia de estas elecciones. ¿Está en juego el modelo económico?

   —Para mí sí. Hay sectores que quieren el cambio de modelo. Massa, por ejemplo. Los referentes económicos de Massa no son De Mendiguren ni Peirano. Hay otros refentes,como Martín Redrado, y otros sectores de pensamiento liberal. Pero el gobierno va a hacer una elección muy buena este año. Y hay que animarse a pelearle a eso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS