Edición Impresa

Armenia conmemoró el centenario del genocidio sin el mea culpa turco

Los presidentes Putin y Hollande, de Rusia y Francia, asistieron a la ceremonia central, donde se recordó al 1,5 millón de víctimas de la masacre iniciada en 1915

Sábado 25 de Abril de 2015

Armenia recordó ayer el centenario del genocidio inicado en 1915 perpetrado por los turcos otomanos, un día después de la canonización del 1,5 millón de víctimas de esta masacre y pese a las críticas de Turquía por el uso del término genocidio, que ayer se limitó a expresar sus condolencias. Bajo una fina lluvia y un cielo plomizo, el presidente armenio Serge Sargsián depositó un ramo de flores en el memorial de las víctimas en Erevan, capital de Armenia. A la ceremonia asistieron, entre otros, los presidentes francés François Hollande y ruso, Vladimir Putin. Francia y Rusia son los principales de la veintena de países _que también integra Chile_ que reconocieron oficialmente la existencia del genocidio armenio.

La ceremonia anual del 24 de abril recuerda el día en el que unos 250 intelectuales armenios fueron capturados, en lo que se considera el primer paso de la masacre. Se estima que 1,5 millón de armenios murieron en las ejecuciones, deportaciones y marchas forzosas iniciadas en 1915, cuando las autoridades otomanas temían que los cristianos armenios se pusieran del lado de Rusia, su enemiga en la Primera Guerra Mundial.

El episodio está ampliamente considerado por los historiadores como un genocidio. La Turquía moderna, heredera del Imperio Otomano, rechaza con contundencia ese término, y alude, en cambio, a una guerra civil en Anatolia, agravada por una hambruna, en la que murieron entre 300.000 y 500.000 armenios y otros tantos turcos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, manifestó ayer sus condolencias a los descendientes de las víctimas de las masacres que cometió el Imperio Otomano contra la población armenia hace 100 años. "En este día que para nuestros ciudadanos armenios tiene un gran significado, recuerdo con respeto a todos los armenios otomanos que perdieron su vida durante la Primera Guerra Mundial", dijo el mandatario durante una polémica conmemoración en Ankara, capital turca, de la batalla de Galípoli.

Negacionismo. Erdogan calificó las masacres de "tristes acontecimientos" y manifestó su pésame a los hijos y nietos de las víctimas. Sin embargo, Turquía rechazó tajantemente calificar las masacres de genocidio. El presidente turco dejó claro no obstante que sus condolencias no sólo son para los armenios. "Con respeto y compasión, recuerdo a todos los ciudadanos otomanos, sin importar su etnia o confesión religiosa, que perdieron la vida durante la guerra y en circunstancias similares", dijo.

El presidente ruso, Vladimir Putin; el presidente francés, François Hollande y otros jefes de Estado y dignatarios se reunieron ayer en el recinto monumental Tsitsernakaberd, en la capital armenia, Erevan. Cada mandatario caminó por el complejo con una rosa amarilla, que luego se colocó en el centro de una corona con forma de nomeolvides, una flor que se ha convertido en un símbolo de la conmemoración.

Putin empleó su discurso para advertir sobre los peligros del nacionalismo, así como de la "rusofobia", en un claro dardo para el gobierno pro-occidental de Ucrania. "La comunidad internacional debe hacer todo lo posible para que los trágicos acontecimientos de antaño no se repitan", agregó el mandatario ruso. A su vez, Hollande manifestó su deseo de que "las fronteras entre Armenia y Turquía se abran pronto".

Turquía retiró este mes a sus embajadores en Viena y el Vaticano, después de que Austria y el Papa Francisco describieran las muertes como genocidio. También el Parlamento europeo provocó el descontento de Ankara al aprobar una resolución no vinculante en memoria "del centenario del genocidio armenio". Unos 100 manifestantes realizaron una marcha por Estambul, exigiendo al gobierno que reconozca el genocidio. La marcha, convocada por grupos de derechos humanos turcos e internacionales, se hizo frente a una antigua prisión donde fueron encerrados los intelectuales y líderes de la comunidad armenia el 24 de abril de 1915.

En el mundo. Desde Nueva York y Los Angeles a París y Beirut, miles de miembros de la enorme diáspora armenia generada por las matanzas también recordaron el centenario. Decenas de miles de libaneses de ascendencia armenia marcharon por Beirut. Unas 500 personas asistieron a una misa en la catedral armenia de San Juan en Jerusalén, mientras que otras 200 se manifestaron frente a la embajada de Turquía en Jerusalén este. En Teherán, más de 1.000 personas protestaron frente a la embajada turca. En Bulgaria, el Parlamento reconoció ayer por primera vez el asesinato masivo de armenios, pero evitó utilizar la palabra genocidio. En Alemania, desafiando la previsible ira turca, el presidente Joachim Gauck calificó las masacres de genocidio, convirtiéndose en el primer funcionario alemán en hacerlo. Además, el Parlamento comenzó a debatir una resolución apoyada por el gobierno en la que se define los hechos como un genocidio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario