Edición Impresa

Argentino se dejó madrugar y Central Ballester se llevó un triunfo de oro

Fue la primera derrota en la era de Villi Trebino. No para preocupar pero sí como toque de atención

Domingo 24 de Noviembre de 2013

Los errores se pagan muy caro. Y ayer Argentino lo vivió en carne propia. En una mala salida de Mauro Belén, Central Ballester aprovechó la oferta. Sebastián Antúnez compró y con un tiro cruzado venció a Dianda en el inicio del cotejo (9'). Recién empezaba, pero por lo que pasó después, no hubo lugar para cambiar el resultado. Es que si bien el local buscó la manera de revertir la situación, la mala producción de algunos jugadores lo dejaron con las manos vacías. Fue la primera derrota en la era de Villi Trebino. No para preocupar pero sí como toque de atención. Para ir rápido en busca de recuperación, aunque sea por otro torneo, ya que el miércoles visitará a Sacachispas, por la Copa Argentina.

Con la llegada de Trebino, Argentino cambió. Los resultados comenzaron a llegar y en un mes de trabajo el equipo consiguió 3 victorias consecutivas en el torneo y otra por la Copa Argentina. Una reacción a tiempo que entusiasmó.

Pero ayer los nubarrones de las malas tardes volvieron a rondar por el Olaeta. Enfrentaba a Central Ballester y era buena chance de extender la diferencia, porque el rival llegaba muy mal y abajo del Salaíto en el promedio (lugar en el que sigue pero descontó a 2 puntos).

El encuentro de movida comenzó con sorpresas. Cuando se daba por hecho que el equipo titular iba a ser el mismo de las últimas fechas, Trebino cambió y ahí estuvo la clave del cotejo. Mandó a la cancha a Matías Pared por el talentoso Facundo Reynoso y la variante inicial no le dio rédito.

Y las acciones comenzaron con el pie cambiado. En el primer error de Belén a los 9’, Tartaglia le quitó el balón, tocó para Antúnez y el volante con un tiro cruzado venció a Dianda.

Desde ahí Argentino adelantó las líneas y en tres oportunidades estuvo a tiro del empate, pero los remates de Pons, Cabral y Merlo se fueron cerca de los palos del arquero González.

El complemento fue todo del Salaíto, que buscó todas las variantes pero chocó con la férrea defensa visitante. Párrafo aparte para el árbitro, que dejó pegar a los visitantes, jugó lejos de las acciones y se comió un claro penal a Cabral en el final. Aunque lo concreto es que Argentino se equivocó una vez y lo pagó muy caro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS