Edición Impresa

Argentina visita a Ecuador en la altura de Quito

El último triunfo argentino en Quito se remonta al 15 de agosto de 2001, en las eliminatorias del Mundial de Corea y Japón, donde la victoria albiceleste del equipo de Marcelo Bielsa llegó con goles de Crespo y Verón.

Martes 11 de Junio de 2013

El último triunfo argentino en Quito se remonta al 15 de agosto de 2001, en las eliminatorias del Mundial de Corea y Japón, donde la victoria albiceleste del equipo de Marcelo Bielsa llegó con goles de Crespo y Verón. Con este antecedente de casi una docena de años llega el seleccionado nacional a un territorio adverso, pero no sólo por el historial, sino también porque arriba diezmado por lesiones y suspensiones, y con un empate en la previa que dejó muchas dudas.

Sabella dejó entrever que intentará replicar tácticamente lo hecho en Bolivia, claro que la experiencia no asoma como similar, porque la igualdad lograda en La Paz tuvo otros matices, y enfrente estaba un adversario considerablemente inferior al que hoy tendrá en Quito.

Con un Messi que no está pleno físicamente y con la importante ausencia del Pipita Higuaín, la selección mostró que sin estos jugadores el rendimiento colectivo resigna potencial, y es ahí donde el entrenador deberá hacer prevalecer su estrategia para que la pérdida de poderío no se haga tan notorio, más todavía cuando ambos futbolistas no tienen reemplazos de cuantía, a tal punto, como ya se ha dicho en este diario, por características directamente no tienen reemplazos.

La ausencia de Benítez y el bajo rendimiento de Felipe Caicedo por aspectos físicos actúan como paliativos, pero habrá que esperar el funcionamiento de la selección albiceleste para comprobar si en esta ocasión Pachorra pudo disimular las eventuales carencias y superar también el escollo que antepone la altitud.

En Ecuador la derrota con Perú generó una corriente de duda sobre el potencial de la Tri, tanto que incluso se reeditaron los cuestionamientos a Reinaldo Rueda como DT, quien monitoreando el estado de ánimo popular solicitó tolerancia y no exaltarse en los primeros minutos si la paridad no se rompe. Claro que estas críticas aparecen como prematuras por parte de cierto sector de la prensa, ya que Ecuador transita con firmeza una eliminatoria que lo encuentra bien posicionado y proyectado hacia Brasil 2014. Por composición y situación el partido de hoy ofrece una complejidad elevada para Argentina, no sólo por la jerarquía del anfitrión sino también por los inconvenientes lógicos que generan las condiciones geográficas, pero si el seleccionado logra pasar a posición ofensiva así sea de contraatque, podrá lastimar a un combinado local que, al igual que el conjunto albiceleste, presenta fisuras y desatenciones en el esquema defensivo que ofrece chances de convertir. erá un partido intenso, que si bien no define una clasificación, ratificará el rumbo hacia Brasil, y por eso es de esperar que el desafío esté a la altura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS