Edición Impresa

Argentina terminó en el 4º puesto, pero la Generación Dorada será inolvidable

El seleccionado argentino cayó ayer ante su similar de Rusia por 81 a 77 y vio frustrada su ilusión de subir al podio, al quedar relegado a la cuarta colocación. Argentina arrancó bien. Con compromiso defensivo para intentar cortar la línea rival y con efectividad en los tiros externos, el equipo de Lamas buscó erigirse en protagonista...

Lunes 13 de Agosto de 2012

El seleccionado argentino cayó ayer ante su similar de Rusia por 81 a 77 y vio frustrada su ilusión de subir al podio, al quedar relegado a la cuarta colocación.

Argentina arrancó bien. Con compromiso defensivo para intentar cortar la línea rival y con efectividad en los tiros externos, el equipo de Lamas buscó erigirse en protagonista, pero del otro lado, Rusia, con la potencia de Kirilenko bajo los tableros y la conducción de Shved, intentó equiparar la balanza.

El duelo se hizo parejo, con alternancia en el marcador. Con la efectividad de Ginóbili y una buena tarea de Nocioni, Argentina lograba mantenerse arriba.

En el segundo, un robo de Prigioni, un triple de Delfino y un doble de Juan Gutiérrez hicieron ilusionar, pero los rusos apelaron a la zona y desapareció la efectividad albiceleste, hasta que aparecieron un par de bombas de Leo Gutiérrez.

En un partido de rachas, Rusia encontró la suya hacia el final del cuarto y se fue en ganancia.

En el tercero, Lamas volvió a presentar los titulares en cancha y un afilado Prigioni metió el triple para lograr el empate.

Sin embargo, Rusia comenzó a sentar supremacía en la pintura, con un Kirilenko que hacía pesar su talla. Así se escapó con un triple de Fridzon.

El momento de desconcierto se profundizó, Delfino sacó mal desde la línea y el robo y conversión de Monya permitió la máxima diferencia para el quinteto europeo.

Entonces, una ráfaga favorable de 7-0, con triple incluido de Campazzo, dejó a la Argentina en partido.

El último cuarto se volvió vibrante. Y después de que Ginóbili estableciera la igualdad en 62, Rusia aprovechó la efectividad de Shved para distanciarse ligeramente, a poco más de 4 minutos para el cierre de un juego que seguía abierto.

Un triple de Nocioni achicó las cifras y otro envío desde afuera de Ginóbili estableció lo que parecía muy difícil. Argentina quedó al frente por la mínima tras una corajeada de Manu, pero la efectividad de Shved frustró definitivamente la ilusión argentina de subirse al podio por tercera vez consecutiva.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario