Edición Impresa

Argentina repudió las expresiones belicistas del premier británico

El premier David Cameron dijo que está dispuesto a defender las islas del Atlántico sur y para ello posee "aviones de caza y tropas estacionados en las Falklands", señaló. Crece la tensión en la disputa por el archipiélago.

Lunes 07 de Enero de 2013

La tensión entre Argentina y el Reino Unido por Malvinas volvió a escalar ayer luego de que el primer ministro británico, David Cameron, advirtiera que está dispuesto a luchar por conservar las islas y la Cancillería repudiara sus "amenazas militaristas".

El nuevo episodio en la disputa con Gran Bretaña por el archipiélago se desencadenó tras la advertencia de Cameron sobre que su país está dispuesto a defender las islas y que para ello posee "aviones de caza y tropas estacionadas" en Malvinas.

Al ser consultado sobre si Gran Bretaña lucharía para conservar las Islas, Cameron resaltó: "Por supuesto que sí, y tenemos importantes medios de defensa, es absolutamente primordial que tengamos aviones de caza y tropas estacionados en las Islas Falklands", la denominación británica de las Malvinas.

Ante esas expresiones, el gobierno de Cristina Fernández repudió las "amenazas militaristas" del primer ministro británico y señaló que se relacionan "con la ocupación ilegal que Gran Bretaña ejerce sobre las Islas Malvinas desde hace 180 años".

"La agresividad de las palabras del primer ministro británico ratifican la denuncia realizada por la República Argentina ante las Naciones Unidas sobre la militarización del Atlántico Sur y la posible presencia de armas nucleares introducidas por la potencia colonial", resaltó Cancillería.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores, que conduce el canciller Héctor Timerman, enfatizó: "Los argentinos solicitamos que el Sr. David Cameron no utilice los legítimos y pacíficos reclamos que realizamos contra la usurpación de parte de nuestro territorio y en contra del colonialismo como excusa para seguir sosteniendo la industria armamentista en lugar de paliar la severa crisis social por la que atraviesa Europa".

"Los pueblos necesitan más trabajo y menos guerras", recalcó Cancillería y agregó: "Reiteramos la obligatoriedad del Reino Unido de aceptar las resoluciones de las Naciones Unidas de resolver la cuestión Malvinas en forma pacífica".

Cameron, en una entrevista con el canal de televisión BBC1, dijo que Gran Bretaña está dispuesta a luchar si fuera necesario.

"Nuestra determinación es extremadamente fuerte", resaltó el mandatario británico y recordó que el Reino Unido dispone de uno de los "cinco presupuestos de defensa más importantes del mundo".

En 2012 se cumplieron 30 años del conflicto bélico que tuvo lugar entre Argentina y Gran Bretaña en 1982, una guerra de 74 días, que dejó 649 argentinos y 255 británicos muertos. El aniversario del conflicto estuvo marcado por una escalada verbal entre Buenos Aires y Londres, con denuncias por parte de Argentina sobre una "militarización" británica de la zona y sobre la exploración de posibles recursos petroleros, uno de los puntos de fricción.

El jueves último, Cristina Fernández publicó una carta abierta en la prensa británica en la que exigió a Cameron la devolución de las disputadas islas y acusó al Reino Unido de "colonialismo".

El primer ministro de Gran Bretaña desestimó inmediatamente la carta y afirmó que los habitantes de las Malvinas tendrán la ocasión próximamente de decir si desean o no permanecer bajo la soberanía de Gran Bretaña, en un referéndum previsto a principios de marzo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS