Edición Impresa

Ardusso, la bandera de la región

El piloto oriundo de Las Parejas fue el mejor representante del automovilismo zonal en el plano nacional, ganando en TC y STC 2000 y peleando el título en ambas categorías.

Sábado 27 de Diciembre de 2014

Facundo Ardusso tiene el hambre de gloria necesario y por eso no lo conforman los papeles secundarios. Desde un punto de vista objetivo, haber alcanzado el 3º puesto en el campeonato más importante del automovilismo argentino, el Turismo Carretera, y a la vez el 4º en el segundo top, el STC 2000, después de haber peleado en ambos el título hasta la penúltima fecha, es un logro impresionante porque recién se está asentado como piloto de elite. Pero el oriundo de Las Parejas, el ex jugador de las divisiones inferiores de River Plate, no quedó feliz porque quería más. Y está muy bien porque ya cuenta con la ambición indispensable para trascender. Más allá de esos dimes y diretes, el Flaco fue sin dudas el mejor representante tuerca de la región, y uno de los pocos que pudo conseguir victorias.

   Ardusso usó el 2013 para afirmarse y empezar a trascender en serio. Debutó en el TC con una Dodge del MVD Competicion que no tuvo punch, mientras en paralelo pisaba fuerte por primera vez en el STC 2000, con una victoria estupenda en la apertura de Buenos Aires, ganándole la posición a un tal Pechito López, su compañero de equipo en el Fiat Petronas y hoy campeón del WTCC. Y en todo el año le demostraría estar a su altura. No fue así en el Turismo Carretera, aunque igual sobresalió en la clasificación en Termas de Río Hondo y en Rafaela. Pero para esta temporada daría el salto necesario de calidad.

   Apoyado por el ex piloto Daniel Grobocopatel, recaló en el Lincoln Sport Group, del polémico empresario Hugo Cuervo. Fue el primer paso para lograr protagonismo, ya que el LSG siempre ambicionó la victoria, más allá de que dejara de usar los Ford tras la polvareda que se levantó con el video del auto de Mariano Werner probado en ruta, para pasarse a Dodge. Ardusso le alquiló uno al corredor de Acebal Ramiro Galarza y de entrada mostró los dientes. Tuvo una regularidad casi perfecta, mejor a la del campeón Matías Rossi, lo que lo llevó a estar al frente del campeonato por varias fechas aún sin haber logrado victorias.

   Es más, la estrategia era ganar lo más tarde posible, porque era obvio que el lastre de los triunfos de Rossi no habían afectado al Chevrolet y en cambio se pensaba que la Dodge sí la sentiría. Y así fue. Ardusso tenía un auto ganador y no pudo ya eludir la oportunidad que se le presentó en Termas. Fue su primera y única victoria en el TC, y a su regreso a Las Parejas lo recibieron como un héroe. Pero a partir de esa 7ª fecha, fue realmente evidente que ya no estaba para ganar.

   Así y todo, llegó a Rafaela, última fecha de la fase regular, como líder y para el Flaco era indispensable ganarla para mantener sus posibilidades en la Copa de Oro, porque Rossi ya contaba con 4 triunfos que otorgaban 8 puntos cada uno, y estaban en juego otros 15 que obtuvo el Granadero. Sin embargo fue el duro choque con la realidad la que vivió Ardusso. Porque el futuro campeón se escaparía y porque, con el triunfo de Christian Ledesma en el Ovalo, ya había otro convidado a la lucha que por entonces lo tenía solo a aquellos dos.

   Desde entonces, Ardusso sufrió la Copa de Oro y empezó a ver cómo el rival de Rossi empezó a ser el marplatense. Ya no tenía un auto para pelear la punta y además, en el medio se había quedado sin la exclusividad en la atención de su motor de Fabián Giustozzi. Así y todo, hasta la penúltima de Trelew contó con chances, pero no pudo ser.

   Igual, el 3º puesto que aseguró en el Gálvez debe ser valorizado en grande para un piloto que precisaba un campeonato así para que empiece a ser reconocido de una vez por todas entre los top del país. De hecho, lo complementó con un gran año en el STC 2000, llegando hasta la penúltima fecha en Codeagua como candidato al título. No pudo con los intratables 408 de Néstor Girolami y Agustín Canapino, pero cerró con moño la temporada con una gran victoria en Potrero de los Funes, para el único piloto de la escuadra que aseguró su continuidad en el team, y que fue el mejor frente a pesos pesados como Ledesma o Mariano Werner. Finalizó 4º el campeonato.

   Este año no corrió en Top Race. Ya aseguró ser el piloto número uno en el Linea Petronas de STC 2000 y estudia las numerosas ofertas que le llegaron para seguir en el TC, ya que el LSG no seguirá. Hasta puede pasarse a Ford. Una prueba más de un piloto en franco ascenso y que, desde una ciudad tan fierrera como Las Parejas, representó de la mejor manera al automovilismo de la región.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario