Edición Impresa

Apoyos y rechazos del "Operativo Centinela"

La llegada de gendarmes para reforzar el Operativo Centinela en el gran Buenos Aires generó ayer opiniones dispares entre intendentes bonaerenses y referentes de la oposición.

Martes 10 de Septiembre de 2013

La llegada de gendarmes para reforzar el Operativo Centinela en el gran Buenos Aires generó ayer opiniones dispares entre intendentes bonaerenses y referentes de la oposición.

El jefe comunal de Avellaneda, Jorge Ferraresi, remarcó que "llevar más de cuatro mil gendarmes al conurbano es una medida que se ve con buen agrado" y agregó que "todos los aportes que puedan venir tanto de la provincia como de la Nación, serán bienvenidos".

Por su parte, el jefe comunal de Hurlingham, Luis Acuña, indicó que esperan "a que se vean en los distritos los famosos cuatro mil gendarmes para poder articular con la policía de la provincia de Buenos Aires y decirles cómo es la composición sociológica" de las localidades de ese municipio.

"Hasta ahora el anuncio está hecho, por supuesto que la falta de efectivos para prevenir el delito es una constante en la provincia de Buenos Aires. Me mandaron 40 gendarmes sin avisarme y tuvimos que alojarlos en la Casa del Niño de Hurlingham. Yo recorrí todo el distrito y pude ver grupos en el centro, pero no los vemos en aquellos lugares que necesitamos realmente", precisó.

Acuña, quien está alineado al Frente Renovador de Sergio Massa, consideró que "esta medida es inmensamente útil en función del grado de violencia e inseguridad que se vive" y señaló que por eso están "siempre dispuestos a intervenir en materia de seguridad".

En tanto, el intendente de Escobar, Sandro Guzmán, reveló que en su comuna "hay alrededor de 800 gendarmes", pero pidió que los integrantes de esa fuerza puedan unificar los protocolos que poseen con los de la Policía Bonaerense.

"Tenemos gendarmes que caminan por las calles, pero no tienen el mismo protocolo que la policía de la provincia", añadió.

Al respecto también habló el diputado y candidato a su reelección, Francisco de Narváez, quien consideró que es "acertado" movilizar a prefectos y gendarmes para proteger a los bonaerenses, aunque calificó la medida de "coyuntural" y reclamó que se incremente "la cantidad y la calidad de los efectivos de policía de la provincia".

"El traslado de prefectos y gendarmes es una medida coyuntural porque, de alguna forma, estamos desprotegiendo la frontera; pero, teniendo en cuenta el grado de emergencia que tenemos, es una medida acertada. No es una decisión definitiva, hay que aumentar la cantidad y la calidad de los efectivos de policía de la provincia de Buenos Aires", señaló. De Narváez evaluó que "hoy, en los barrios con presencia de gendarmes, la gente se siente más segura que hace 15 días".

La diputada de Libres del Sur, Victoria Donda, por su parte, afirmó que "preocupa mucho que se use al Ejército en tareas de seguridad interior para las que no tiene competencias legales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario