Edición Impresa

"Apoyamos la causa Malvinas sin acompañar medidas demagógicas"

Ricardo Alfonsín cree que el gobierno se equivoca al sugerir que no se importe insumos británicos. El ex candidato a presidente avaló a Despouy al frente de la Auditoría General de la Nación.

Lunes 05 de Marzo de 2012

El ex candidato a presidente por Udeso, el radical Ricardo Alfonsín, dijo que la UCR respaldará al gobierno en el tema Malvinas en todas aquellas propuestas que sean serias y no en las demagógicas, en alusión a la sugerencia del Ministerio de Industria a los empresarios de suprimir insumos provenientes del Reino Unido. Por otra parte, criticó el discurso de la presidenta Cristina Fernández en la Asamblea Legislativa y celebró que el jefe de la CGT, Hugo Moyano, ahora reivindique la autonomía de la central obrera con el gobierno en la puja salarial.

En una entrevista con LaCapital, Alfonsín minimizó el conflicto interno que se generó en la UCR por la continuidad de Leandro Despouy en la Auditoría General de la Nación (AGN), la institución de contralor del Estado que, por mandato constitucional, le corresponde ocupar a la oposición, en este caso al radicalismo por contar con mayor presencia en el Parlamento. "Despouy cuenta con el apoyo de los radicales y va a seguir en la AGN hasta cumplir con su mandato", enfatizó el diputado bonaerense, quien negó que el titular del partido, el santafesino Mario Barletta, le haya pedido la renuncia al abogado, quien hace diez años que está al frente del organismo de control.

-¿Cuáles son, a su juicio, los aspectos que la presidenta no abordó en su discurso ante el Parlamento?

-Qué va hacer con la inflación, la energía o los impactos que pueden tener en el país el cambio de la situación económica internacional. O cómo vamos a manejarnos por el conflicto con las importaciones en el Mercosur.

-¿Qué opina sobre la deci sión de recomendar a empresas para que no compren insumos de Gran Bretaña?

-En primer lugar, habrá que ver si es cierto, porque nadie vio esa resolución del Ministerio de Industria. No será que están haciendo fulbito para la tribuna. Por otro lado, esta no es una medida a partir de la cual estamos afirmando nuestra soberanía.

-Pero como UCR adhieren a la postura oficial del gobierno sobre el tema...

-Sí, en todas las iniciativas que sean serias y que muestren un frente interno unido, pero que no nos pidan acompañamiento a cuestiones demagógicas o imposturas, que en definitiva terminan perjudicándonos.

-¿Qué sintió íntimamente cuando la presidenta hizo referencia a los logros de la diplomacia en el gobierno radical de Arturo Illia?

-Bueno, alguien le habrá aconsejado ser por una vez un poco generosa. Podrían haber reconocido muchísimas cosas, porque todavía siguen diciendo que la lucha por los derechos humanos empezó en el 2003, cuando ellos no hicieron absolutamente nada en la transición democrática para acompañar a un gobierno que, sin más fuerza que la que le dio el pueblo, hizo lo que no se había hecho en ningún lugar del mundo: juzgar a los militares que hasta hacía poco nos habían gobernado.

-¿Qué evaluación hace de los primeros meses de Mario Barletta al frente del radicalismo?

-Hemos trabajado mucho, nos hemos reunido con mucha frecuencia. Fijamos posiciones sobre la energía. Estamos trabajando en distintos proyectos que tiene que ver con el transporte. Por supuesto, como en cualquier partido político democrático y horizontal, existe discusiones sobre problemas puntuales, pero son más las coincidencias que las discrepancias.

-¿Una de esas discrepancias puede venir a partir del pedido de Barletta para que Despouy abandone la Auditoría General de la Nación?

-Mire, el comité nacional emitió un parte de prensa donde dice que nunca se le pidió la renuncia y que él nunca la presentó. Así que a esta cuestión ya la doy por resuelta.

-¿Pero Despouy va a seguir en la Auditoría?

-Va a seguir hasta que cumpla con su mandato, hasta que él lo decida, porque tiene el acompañamiento y el apoyo del radicalismo. Nunca existió un pedido de renuncia.

-Sin embargo, hubo declaraciones de Barletta en ese sentido. Es más, dijo que no estaba de acuerdo en que las personas se eternizan en un cargo.

-Le estoy diciendo que no hubo nada de eso. En todo caso, Barletta ha desmentido eso o no leyó el último comunicado.

-Es evidente que hubo un conflicto interno porque la primera declaración de Barletta no es la misma que contiene el comunicado...

-Usted interprete lo que quiere, yo me remito a la declaración del comité nacional, donde además dice que se le hará un homenaje y después el comité y el propio Despouy definirán los pasos futuros sobre esa institución del Estado.

-Usted no es amigo de ventilar las cuestiones internas en la prensa, ¿pero como ha quedado internamente en el partido luego de las elecciones de octubre?

-No es que no soy muy amigo, soy enemigo acérrimo de eso. Le digo una cosa: quienes aparecen por los medios de comunicación haciendo críticas acerca de algún dirigente, más preocupado que por el partido está preocupado por él, y eso le hace daño al partido. Con respecto a la elección de octubre, creo que todos han ido comprendiendo que con relación al 2003, 2005, 2007 y al 2009, fue una elección que ha mejorado mucho la performance del partido en términos electorales.

-¿Cuál va a hacer la agenda parlamentario del radicalismo?

-Hace unos días hubo una reunión en ese sentido, que yo no pude ir por un problema de salud, pero le puedo comentar que voy a hacer yo al respecto en el Parlamento, en debate con el partido, por supuesto...Estoy trabajando en un proyecto de ley que procura argentinizar la pesca, donde el 70 por ciento de la explotación está a cargo de capitales extranjeros. Por otro lado, estoy trabajando en una serie de proyecto que procuran terminan con exenciones al impuesto a las ganancias que están totalmente injustificadas. El gobierno se niega a tratar esto, a pesar de que se dicen progresistas.

-Por este impuesto, pero en sentido inverso, hay una pelea entre el gobierno y la CGT?

-Me alegro que la CGT reivindique para sí la autonomía respecto del gobierno a la hora de discutir con la patronal cuáles van a ser los aumentos salariales. Que lo hagan de acuerdo a lo que la CGT crea necesario y no a lo que le diga el gobierno, porque siempre he dicho que las organizaciones de los trabajadores deben ser independientes de los partidos y de los gobiernos.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario