Edición Impresa

Apertura negociadora del nuevo presidente reformista de Irán

Ruhani aceptó que su canciller se reúna con el de EEUU, los de las otras potencias del Consejo de Seguridad de la ONU y el de Alemania.

Martes 24 de Septiembre de 2013

El nuevo presidente de Irán inició una ofensiva diplomática en Naciones Unidas y aceptó reunirse con seis potencias —las cinco del Consejo de Seguridad más Alemania— para reabrir las negociaciones sobre su programa nuclear durante la asamblea anual de la ONU que se inicia en Nueva York.

Esa ronda negociadora con el nuevo ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Zarif, incluirá al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, lo que es muy poco común pues Washington no mantiene relaciones diplomáticas con Teherán desde 1980.

El anuncio, tras una reunión entre la jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, y Zarif, aumentó las esperanzas de que se genere un avance en las relaciones entre Irán y Estados Unidos. Ashton dijo a la prensa que Zarif se uniría a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU—EEUU, Reino Unido, Francia, China y Rusia— más Alemania en una reunión que fue programada para el jueves. Allí se discutirá el programa nuclear iraní, motivo principal de las tensiones entre Teherán y Occidente.

Occidente —pero también muchos otros países— cree que Irán intenta desarrollar armas nucleares, y está determinado a detener esas actividades mediante la imposición de fuertes sanciones económicas, las que han dañado a la economía persa. Irán niega que busque fabricar bombas atómicas, aunque ha insistido en su derecho a enriquecer uranio. Irán tiene un régimen clerical-militar que destina enormes recursos al desarrollo de tecnologías militares de todo tipo, incluidos misiles de largo alcance como los exhibidos en un desfile este domingo en Teherán. Con un rango de 2.000 km, estos misiles pueden alcanzar no sólo a Israel, sino las bases de EEUU en Medio Oriente. Asimismo, Irán es una potencia petrolera, lo que hace pensar que un programa nuclear civil es un contrasentido económico.

Reactor ruso. Precisamente en el terreno de la energía nuclear ayer Irán dio un importante paso. Rusia traspasó ente el control de la central nuclear de Bushehr, en Irán, a los iraníes. El primer reactor nuclear iraní, de fabricación rusa, tiene una capacidad de 1.000 megavatios y será conectado en breve al sistema eléctrico. La planta comenzó a operar en septiembre de 2011. Expertos rusos continuarán en Bushehr durante dos años. Pero sobre todo, Moscú se hará responsable de eliminar los residuos nucleares que produzca el reactor, dado que pueden usarse para armar una bomba atómica. Irán y Rusia han autorizado a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), de la ONU, a que controle la central nuclear.

Los contactos de alto nivel entre Estados Unidos e Irán son muy poco usuales. La última vez que un secretario de Estado estadounidense y un ministro de Relaciones Exteriores iraní hablaron cara a cara habría ocurrido hace más de seis años, en forma no oficial ni pública. En mayo del 2007 la entonces secretaria de Estado Condoleezza Rice dejó en claro que estaba abierta a hablar con su par iraní, Manouchehr Mottaki, en una conferencia internacional en Egipto, pero el encuentro no pasó de los comentarios de cortesía.

Funcionarios estadounidenses han dicho que también podría darse una reunión en el marco de la asamblea general de la ONU entre el presidente Barack Obama y el nuevo mandatario iraní, Hassan Ruhani, quien ha mostrado un tono más conciliatorio con Occidente desde que asumió el cargo el mes pasado. Si llega a suceder, sería el primer encuentro de líderes de ambos países desde antes de la revolución islámica de 1979, y podría ayudar a disminuir las tensiones en Medio Oriente, que han empeorado debido a la guerra civil en Siria, donde Irán es una activo aliado del presidente BAshar Assad, acusado de cometer crímenes de guerra contra su pueblo. La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, dijo que Washington está listo para trabajar con Ruhani si se compromete seriamente en el diferendo nuclear.

Antes de su viaje a Nueva York, Ruhani dijo ayer que usará su visita a Naciones Unidas para presentar la "verdadera cara de Irán" y lograr diálogo y cooperación con Occidente para poner fin a la disputa nuclear. "Desafortunadamente, en los últimos años la cara de Irán, una nación fabulosa y civilizada, ha sido presentada de otra manera", dijo Ruhani. El antecesor de Ruhani durante dos períodos de 4 años cada uno, el radical Mahmud Ahmadineyad, fue el responsable principal de esa mala imagen, a la que vez que bloqueó las negociaciones nucleares apenas llegó al poder en 2005. Pero Ruhani, un ex negociador nuclear bajo el presidente reformista Mohammad Khatami, también apuntó a Occidente por las sanciones, "que son un camino ilegal e inaceptable". El domingo, Ruhani se mostró al frente de un imponente desfile militar en Teherán, rodeado por la cúpula armada del país.

Militares escépticos. Las tensiones con este sector son evidentes. El mismo domingo la poderosa Guardia Revolucionaria, brazo armado del régimen, dio a conocer un fuerte comunicado. "Experiencias históricas hacen necesario que el aparato diplomático de nuestro país supervise cuidadosa y escépticamente el desempeño de los funcionarios de la Casa Blanca para que las demandas justas de nuestra nación sean reconocidas y respetadas por aquellos que favorecen la interacción", entre ambos países, dijo la Guardia, en obvia referencia al presidente Ruhani.

Teherán liberó a 80 presos políticos

Irán ha puesto en libertad en los últimos días a 80 presos políticos, informó el fiscal general Gholam Hussein Mohseni-Edzehi, citado por la agencia de noticias ISNA. El fiscal hizo el anuncio un día antes del discurso, esperado en medio de gran expectativa, que pronunciará el nuevo presidente de Irán Hassan Ruhani ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

La mayoría de los presos excarcelados fue detenida durante las protestas que se llevaron a cabo en 2009 contra la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad, considerada fraudulenta tanto dentro como fuera del país. La ola represiva que siguió causó miles de detenciones y decenas de muertos, tanto en las calles como en las cárceles. La semana pasada fueron puestos en libertad 16 presos políticos recluidos en la temida cárcel de Ewin, entre ellos la destacada abogada y activista por los derechos humanos Nasrin Sotudeh. Aun así, todavía siguen en prisión al menos 100 presos políticos. Las excarcelaciones son vistas en Irán como un gran éxito político interno de Ruhani, quien ya se había pronunciado durante la campaña electoral a favor de la puesta en libertad de todos los presos políticos y de la defensa de la libertad de expresión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS