Edición Impresa

Antes de fin de año habrá autos escuela para capacitar a conductores de taxis

Serán unas diez unidades. El pasajero que se suba a estas unidades encontrará algunas diferencias: puertas totalmente amarillas y el logo de la Municipalidad de Rosario.

Domingo 29 de Septiembre de 2013

Antes de fin año, debutarán en las calles de la ciudad unos diez "taxis escuela". En esos autos, durante 30 horas, los aspirantes a taxistas comenzarán a aprender el oficio acompañados por un chofer instructor. Será un complemento del curso teórico para obtener el carné de relevante, para lo cual tendrán que tener previamente la licencia convencional. El pasajero que se suba a estas unidades encontrará algunas diferencias: puertas totalmente amarillas y el logo de la Municipalidad de Rosario. La similitud con el resto: el viaje deberá ser abonado sin cambios ni descuentos.

Semanas atrás, el Ejecutivo abrió el registro para asociaciones de titulares de taxis y peones que pretendan brindar el servicio de taxi escuela.

Esta modalidad fue creada en la ordenanza aprobada el año pasado por el Concejo Municipal que incorporó 360 nuevas licencias "para facilitar el ingreso de personal calificado y con práctica previa a la actividad de conducción de taxis".

Como el máximo de licencias para esta categoría que fijó la ordenanza fue de 10, de superarse el cupo, las chapas se repartirán de manera proporcional teniendo en cuenta la representatividad de cada institución.

El secretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, estimó que los taxis escuela "estarán ya operativos circulando por las calles antes que finalice el año. Tenemos que adjudicar las licencias y después las instituciones deben comprar los autos, y ponerlos a disposición de los aspirantes".

Unico en el país. Para Seghezzo, esta nueva modalidad de curso práctico obligatorio "es un notable avance para la ciudad de Rosario e inédito en el país. Fortalece las instituciones, compromete a gremios y cámaras con la movilidad responsable y capacita en el terreno a los futuros conductores".

En concreto, el aspirante a chofer de taxi irá manejando, levantará pasajeros y su instructor lo asesorará sobre paradas, despacho de llamadas, reglas de tránsito, normas de buena conducta y eventuales sanciones.

Los instructores serán habilitados por la Agencia Municipal de Seguridad Vial. Deberán poseer carné de relevante y acreditar "una conducta ejemplar frente a las normas de la actividad y, en general, de respeto hacia toda disposición referida a las leyes de tránsito".

El curso práctico a bordo del taxi escuela será obligatorio y gratuito. Será complementario de la formación teórica que brinda la Escuela de Formación Profesional de Conducción de Servicios Públicos.

La capacitación está dirigida a aquellas personas que se incorporen como conductores titulares o peones. Y también a los actuales prestadores que registren faltas graves de tránsito o hayan cometido faltas leves reiteradas durante un periodo anual.

La jornada de práctica durará como mínimo cuatro horas diarias, hasta completar 40 horas, durante dos semanas. Las primeras 10 horas el aspirante irá como acompañante y las otras como conductor acompañado por el instructor.

"La idea es que el aspirante logre una capacitación práctica real en el servicio que va a prestar. Por eso el taxi escuela va a funcionar como una unidad convencional del servicio", remarcó el secretario de Servicios Públicos. El pasajero pagará el costo del viaje como lo haría en un taxi normal.

La única diferencia con los otros 3.600 taxis que circulan por las calles de Rosario serán las puertas que estarán todas pintadas de amarillo y la aparición del logo municipal.

Requisitos. Los vehículos a incorporar deberán ser unidades cero kilómetro con aire acondicionado y contar con la revisión técnica aprobada por el Centro de Inspección Técnica de Automotores (Cita) y contar con espacio disponible en el baúl para traslado de elementos de movilidad de personas con discapacidad.

Estos taxis no abonarán la tasa de adjudicación y el plazo de vigencia será de diez años.

El costo de la adquisición y funcionamiento de los autos, incluidos los gastos que demande el personal de instrucción, estarán a cargo de la asociación que resulte adjudicataria.

Así, se suma una práctica para promover el conocimiento y respeto de las normas de circulación, en busca de una actitud responsable por parte de los conductores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS