Edición Impresa

Amistades peligrosas en la red

Amenazas virtuales. Robo de identidad, acoso, extorsión y hasta pornografía infantil son algunas de las amenazas con las que los jóvenes pueden enfrentarse durante una sesión de internet.

Viernes 24 de Abril de 2015

 

La amistad virtual implica riesgos. El gran segmento usuario de las redes sociales son los más jóvenes, y si estos no están acompañados por sus padres pueden ser víctimas de algún delito. Robo de identidad, acoso, extorsión y hasta pornografía infantil son algunas de las amenazas con las que los jóvenes pueden enfrentarse durante una sesión de internet.

A medida que la tecnología avanza las redes sociales evolucionan, proponiendo de esta manera, y principalmente a los más jóvenes, un nuevo modelo de comunicación que genera entonces una novedosa forma de relacionarse, la "virtual". En esta inteligencia es que los chicos generan amigos (contactos) que pueden llegar, como lo expone una encuesta realizada a adolescentes de la ciudad de Buenos Aires, en el veinte por ciento de los casos a superar los mil contactos por joven (el promedio de contactos de los chicos es de 583).

Este nuevo sistema de interrelación efectivamente modifica las actividades, usos y costumbres sociales, en donde los chicos destinan en promedio más de cinco horas diarias a "navegar" por la red. En este sentido, según los datos que arroja una encuesta entre adolescentes, solo en la Ciudad de Buenos Aires el 64 por ciento se conecta entre dos y seis horas por día, mientras que el 28 por ciento de ellos lo hace más de seis horas diarias. Vale destacar que estas cifras superan ampliamente a la frecuencia de uso que hacen los jóvenes en otros países, por ejemplo en el Reino Unido, donde el 52 por ciento de los consultados le destina al menos cinco horas a esta actividad, pero por semana.

Otros números que inquietan son lo que refleja una investigación realizada a nivel nacional sobre una muestra de seiscientos chicos y chicas de hasta 20 años de clase media y media alta, de los cuales el 100 por ciento de los jóvenes consultados poseían un perfil en alguna red social (Facebook o Twitter). Para tomar noción del crecimiento y expansión de este nuevo mercado, y de los riesgos que ello conlleva, sólo en Argentina se crearon cerca de 25 millones de perfiles en Facebook. Pero lo preocupante, como señala la organización "Alerta Vida", es que dentro de esa cifra se contempla no menos de cien mil cuentas de pedófilos locales en busca de menores en la red. En la ciudad de Buenos Aires, en base a datos del Ministerio Publico Fiscal, el 77 por ciento de los casos que ingresan al Equipo Fiscal Especializado en Delitos Informáticos son por pornografía infantil.

En base a documentos, antecedentes y experiencias recogidas con especialistas de la temática (cibercrimen, seguridad informática, criminólogos y/o investigadores), se infiere que el modus operandi de estos "depredadores sexuales" se desarrolla en base a las siguientes características: son poseedores, generadores y/o distribuidores de pornografía infantil, pertenecen a grupos cerrados donde se comparte pornografía a través de medios virtuales como los sistemas iCloud o Dropbox (utilizados además para evadir controles e investigaciones), siendo uno de sus principales objetivos ampliar la "red" de usuarios. Asimismo, buscan introducirse mediante engaños y utilizando un perfil falso a distintos grupos creados por jóvenes, una vez que lo logran buscan generar confianza en sus contactos a fin de manipular las conversaciones con el único propósito de hacerse de información que les permita definir perfiles para luego seducirlos, seleccionar sus víctimas y atacarlas. Dicha maniobra es conocida como Grooming, acción en la que un mayor se hace pasar en las redes sociales por un menor con la finalidad de captar menores y corromperlos sexualmente. Esto le permite al agresor tomar contacto con un menor para generar material que le provea de autosatisfacción; la posibilidad de tomar contacto físico con él a través de un encuentro persona a persona, o bien, les permita generar material "exclusivo" que les facilite el acceso a grupos de pedófilos exclusivos.

Si bien un reciente estudio de Unicef señala que la gran mayoría muestra tener recaudos a la hora de su seguridad y cuidarse frente a la interacción ante extraños, el 43 por ciento de los chicos argentinos entraron en el mundo Facebook antes de los 13 años, que es la edad permitida. Es decir, cuatro de cada diez chicos mintió sobre su edad para conseguir abrir una cuenta. Asimismo, siete de cada 10 chicos no les pidieron permiso a sus padres para abrir la cuenta, mientras que prácticamente la mitad dio su teléfono o dirección a desconocidos.

En este sentido es que se vislumbra un campo fértil para la penetración de estos agresores sexuales y/o pedófilos que identifican este segmento (preferentemente entre los 10 y 15 años) como el de mayor vulnerabilidad. La complejidad de hacer frente a este tipo de delitos radica fundamentalmente en las características de la herramienta (red social), ya que le brinda al agresor capacidades para cambiar rápidamente, acceder a distintos segmentos, en diferentes lugares, de forma inmediata y a toda hora. Un agresor sexual virtual puede resultar por la mañana tu mejor amigo, por la tarde un compañero del colegio y por la noche un familiar, es decir puede presentarse como cualquier persona.

Rodrigo Bonini / Especialista en política criminal

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario