Edición Impresa

Amia: masiva renuncia a integrar el tribunal

Cinco jueces se excusaron de integrar el Tribunal que juzgará las irregularidades y el encubrimiento en la investigación del atentado a la Amia, lo que retrasa el inicio del juicio oral y público.

Sábado 28 de Septiembre de 2013

Cinco jueces se excusaron de integrar el Tribunal que juzgará las irregularidades y el encubrimiento en la investigación del atentado a la Amia, lo que retrasa el inicio del juicio oral y público.

   Es un caso de cómo se retrasan los juicios ante las excusaciones y por la falta de jueces, algo de lo que llamó la atención esta semana la Corte Suprema de Justicia al pedir una evaluación interna del Poder Judicial para detectar las fallas e intentar agilizar los procesos.

   El problema está dado en el Tribunal Oral Federal 2, a cargo del juicio por la Amia, que aún no se pudo conformar completamente. Las dos causas fueron radicadas en el Tribunal entre 2011 y 2012: la primera es por el pago que se efectuó de 400 mil dólares a Carlos Telleldín para que inculpara a un grupo de policías bonaerenses en el atentado.

   La otra causa es por el encubrimiento de la investigación, por la que se acusa al expresidente Carlos Menem y a muchos otros de obstruir la denominada “pista siria”, que era la del empresario Kanoore Edul y ante sospechas de su participación en el atentado.

   En esta causa también están siendo investigados el ex juez Juan José Galeano, el ex titular de la Side Hugo Alfredo Anzorreguy y su segundo Juan Carlos Anchezar; y los comisarios Carlos Castañeda y Jorge Alberto Fino Palacios, este último ahora imputado en la causa por espionaje ilegal y la cual también tiene como procesado a Mauricio Macri.

   La integración original del Tribunal era con los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Tassara y Jorge Gorini, pero los dos primeros se excusaron: el primero por su amistad con Galeano y Tassara porque trabajó en el Poder Ejecutivo durante el menemismo. En lugar de Tassara fue designado el juez Pablo Bertuzzi, pero fue apartado prontamente al ser recusado por Memoria Activa y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, querellantes en la causa, a raíz que el magistrado declaró en una oportunidad como testigo en la investigación.

   Ante las vacantes, la Cámara Federal de Casación sorteó al juez Néstor Costabel, quien si bien advirtió que tenía dificultades porque tenía que realizar un nuevo juicio por delitos cometidos en el centro clandestino de detención El Vesubio, por ahora quedó conformando el Tribunal junto a Gorini.

   La tercera vacante fue sorteada primero por Casación y fue designada la jueza Adriana Pallioti (del Tribunal 5), pero desistió porque informó que estaba realizando un nuevo juicio por delitos cometidos en la Esma durante la última dictadura, y lo mismo informó su par Leopoldo Bruglia, quien salió sorteado posteriormente.

   Otro de los sorteados por Casación fue Adrián Grunberg, pero —al igual que sus antecesores— dijo que le era imposible juzgar el caso Amia por violación a los derechos humanos cometidos en el marco del Plan Cóndor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario