Edición Impresa

Amenazaron con traer seguridad privada y apareció un patrullero

La localidad de Villa Amelia, de 1.600 habitantes, padeció cuatro robos en poco tiempo, el último el día de las elecciones. Los habitantes habían planteado un servicio particular y la provincia les mandó un nuevo móvil y cinco efectivos.  

Miércoles 30 de Octubre de 2013

"Por hechos ocurridos en la localidad, y como no contábamos con material, vehículos y efectivos, y a raíz de algunas declaraciones públicas que hicimos desde hoy (por ayer), desde las 16, contamos con un nuevo móvil policial cero kilómetro y nos informaron además que ya se incorporaron a la localidad cinco nuevos efectivos policiales". Con estas palabras, el presidente comunal de Villa Amelia, Ricardo Tabares, resumió lo que pasó en esa localidad, donde debió asumir como suyo un pedido de la población que tuvo amplia repercusión, consistente en contratar personal de seguridad privada si desde la provincia no se atendían sus reclamos.

"Así como en un principio hablé y dije que las autoridades no nos escuchaban, a esta hora digo gracias a Dios que las autoridades nos escucharon y tenemos móvil y más efectivos en la localidad", señaló visiblemente contento Tabares. "Ahora el problema va a ser para el comisario que va a tener que salir a recorrer", señaló el mandatario, y acotó "Villa Amelia lo merecía porque es un pueblo que está en crecimiento y no está exento de los robos"

Tabares, presidente comunal proveniente de un partido vecinal, que renovó su mandato el domingo en alianza con la Democracia Progresista, se encontró el mismo día de los comicios con que en este pueblo de 1.600 habitantes se perpetraba el cuarto robo en un corto período.

Reclamos. Los reclamos efectuados desde hace tiempo no encontraban eco a nivel provincial. Eso llevó a los pobladores a promover lo de la vigilancia privada, una idea que sacudió a algunos altos funcionarios que velozmente salieron a salvar la demora y el posible desaguisado entregando el móvil y designando a nuevos efectivos, algo que sorprendió ayer hasta a los propios reclamantes.

"Tiene 200 kilómetros de rodaje, los que separan a Santa Fe de Villa Amelia; se lo digo yo que fue el que lo trajo", destacó a este diario el titular de la subcomisaria 9 local, comisario Alejandro Santos, refiriéndose al flamante Chevrolet equipado, el que era observado apenas por dos o tres pobladores que a la sombra de los árboles de la calle San Martín violaban el ritual de la siesta.

"Tenía 10 efectivos y ahora son 15, lo que representa tres y en algún día cuatro en algún turno", expresó satisfecho Santos, quien señaló que, aunque la camioneta existente no está en muy buenas condiciones, ahora se cuenta con una unidad más destinada a recorridos rurales y el nuevo móvil será para la zona urbana".

Santos consideró importante que los refuerzos que llegan a la localidad afortunadamente proviene de localidades relativamente cercanas. "Alguna vez me mandaron gente que debía viajar desde Reconquista o Santa Fe, lo que representaba todo un problema.

El funcionario reconoció que "en comparación con los índices de delito de las grandes ciudades como Rosario, esto es un paraíso", pero consideró que una seguidilla de cuatro robos, ocurridos dos de ellos en pleno casco urbano, otro en las afueras y otro en zona rural alarmaron a la comunidad y nos impulsaron a reclamar por más gente y elementos".

Santos confirmó que las investigaciones presentan la dificultad que los delitos en este tipo de poblaciones generalmente son cometidos por personas ajenas a la comunidad y que el denominador común de los hechos es el de tratarse de robos contra la propiedad aunque en un de ellos se registró un episodio de violencia cuando una de las víctimas reaccionó al verse sorprendida.

De esta manera, un reclamo que recorrió ampliamente la provincia y que se tradujo en la amenaza de contratar vigilancia privada, se convirtió en el disparador para una respuesta más que rápida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS