Edición Impresa

Alcoholemia: el fin de semana el 29 por ciento de las pruebas dio positivo

En apenas tres noches, 112 vehículos fueron a parar al corralón. La razón: el doble de controles y en zonas de fuerte movida nocturna, en alrededores de bares y boliches.

Lunes 29 de Septiembre de 2014

Sólo durante el pasado fin de semana, 112 vehículos —entre automóviles y motos— terminaron en el corralón porque sus conductores no pasaron airosos la prueba de alcoholemia. En rigor, los "bochados" sólo por esa falta representaron el 29 por ciento del total, un porcentaje bastante por encima de lo que arrojaban los operativos de tránsito hasta hace poco tiempo. Para el titular de Control y Convivencia Ciudadana municipal, la razón estriba no sólo en que se duplicaron los procedimientos, sino en que se concretaron en lugares y horarios clave: zonas de fuerte movida nocturna, en alrededores de bares y boliches, donde el consumo de alcohol es por definición más frecuente y más generalizado. La graduación máxima encontrada entre los conductores (en ese caso, de moto) fue de 2,47 gramos de alcohol en sangre, cinco veces más que el máximo autorizado para manejar, que por ley para los particulares es de 0,5.

Los operativos de medición de consumo de alcohol al volante se concretaron entre el jueves a la noche y la madrugada de ayer. "Creemos que se trata de una de las faltas más graves en la conducción, por lo que insistimos y reforzamos las tareas preventivas", aseguró el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo.

De los procedimientos participaron agentes de la Secretaría de Control municipal, personal de Unidad Regional II de la policía de Santa Fe y efectivos federales. El resultado fue la remisión al depósito de 112 autos y motos en apenas tres días.

En su edición de ayer, La Capital dio cuenta de que en lo que va del año ya terminaron en los corralones municipales más de 20.024 vehículos, un valor que casi triplica el total de los remitidos en todo 2013.

Entre las faltas más graves que ameritaron esa sanción figuró la ingesta etílica. Según explicó Seghezzo al evaluar los procedimientos, el Estado municipal busca hacerse presente para "garantizar que las jornadas de diversión se desarrollen en plena convivencia, en un ajustado cumplimiento de las normativas que lo haga posible", y en ese contexto, dijo, "la conducción con alcohol en sangre es una de las situaciones que atentan con mayor profundidad contra este objetivo".

Justamente por eso, sobre el total de procedimientos del fin de semana 384 fueron tests de alcoholemia, realizados fundamentalmente en zonas de movida nocturna y entre la medianoche y las 6. De ellos, casi el 30 por ciento arrojaron resultados positivos.

Ante un porcentaje tan alto (históricamente las transgresiones por ese motivo rondaban, según las épocas del año, entre un 10 y un 20 por ciento), Seghezzo se encargó de aclarar que no se trata de valores "representativos" para el resto de la ciudad sino que dependen de los lugares y horarios elegidos para su realización.

Los operativos más intensivos, explicó, se practican en "corredores nocturnos" y cercanías de boliches, donde se da por descontado que el consumo de alcohol puede tener índices más altos y peores efectos.

De los 384 vehículos a cuyos conductores se sometió a la prueba, 112 fueron a parar al corralón. "Son unidades que salen de circulación como una forma de sancionar la irresponsabilidad demostrada al volante y por la seguridad del resto de los actores que hacen al tránsito", justificó Seghezzo.

Aun así, aseguró que hoy se desarrollan el doble de pruebas de alcoholemia que hace unos años (los puntos móviles oscilan entre seis y ocho por noche) y hasta mucho más tarde.

El funcionario aseguró que esta es una época clave para intensificar los controles nocturnos porque se anticipa a los períodos del año de mayor movimiento, como el tiempo de graduaciones y de las fiestas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario