Edición Impresa

Alarma en la vecina localidad de Maciel por los reiterados escruches a viviendas

Se trata de escruches que tienen el mismo estilo: buscan dinero y para encontrarlo revuelven todo en los domicilios a los que entran forzando aberturas cuando sus propietarios no están.

Sábado 01 de Junio de 2013

Unos veinte robos en domicilios particulares sin aclarar en los últimos meses encendieron la alarma entre la población de la localidad de Maciel, cuyos habitantes ven entre el asombro y la indignación que la policía no logra dilucidar ninguno de estos atracos.

Se trata de escruches que tienen el mismo estilo: buscan dinero y para encontrarlo revuelven todo en los domicilios a los que entran forzando aberturas cuando sus propietarios no están. No les va nada mal: en varios de estos atracos los ladrones se han llevado una abultada cantidad de dólares y pesos que la gente tenía guardado. En algunas casas también se hicieron de joyas, televisores y otros objetos de valor. Siempre intervino la policía, pero muy pocas veces logró dar con los autores.

La inseguridad ya está en boca de todos en esta localidad de menos de 10 mil habitantes ubicada en el departamento San Jerónimo, a 55 kilómetros de Rosario. La gente ya no habla de otra cosa y el pueblo, tranquilo en otros tiempos, se tiñó de alarmas, rejas y medidas de seguridad que eran comunes en las grandes ciudades pero desconocidas en este pueblo.

Una seguidilla. El primer escruche de esta serie ocurrió hace poco más de un año en una casa ubicada sobre el bulevar por el que pasa la ruta 11, aunque esa vez ataron a los moradores y hubo cierta violencia. Nunca se supo quienes fueron los autores de ese atraco.

Desde hace pocos meses, una seguidilla más regular asuela al pueblo y ya suma a una veintena de víctimas. Una de ellas es un jubilado que dejó su casa para ir a cobrar la jubilación a San Lorenzo y cuando regresó comprobó que le habían llevado una importante suma de dólares y pesos que guardaba como producido de un campo de su propiedad, y que guardaba en su domicilio después que lo atrapara el corralito en un banco y quebrara una cooperativa en la que había confiado sus ahorros de toda la vida.

Otro caso resonante no lo fue por la cuantía de lo robado sino por haber arruinado una fiesta. Un hombre que se disponía a celebrar sus 80 años había preparado las botellas de champagne para el brindis en el Club Alba donde sería la celebración. La noche anterior le hurtaron la mitad de las botellas y algunos alimentos que tenía preparados para el almuerzo, que finalmente se hizo con las dificultades que todos pudieron entender.

El último robo fue en la casa de una persona que tiene una agencia de loterías y que por ser viernes se había quedado con dinero en efectivo hasta el lunes. De allí se llevaron unos 40 mil pesos.

La serie es larga, pero lo que causó indignación en el pueblo fue que cada vez que van a denunciar los hechos el comisario de Maciel, Miguel Fullana, intenta minimizar lo ocurrido. "Son insignificantes, la gente suele agrandarlos", dice cuando se lo consulta.

Mientras, aseguran que el presidente comunal Jorge Marucco no duda en apoyar al comisario a pesar de que nada se descubre y los ladrones cada vez son más dueños de la localidad.

Los habitantes del pueblo quieren respuestas.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario