Edición Impresa

Al toquecito, Central se metió primero

Con un fútbol solvente y de buen pie, el Canalla no sólo logró el pasaporte a octavos de final sino que el triunfo lo hizo dueño del grupo 2.

Viernes 15 de Abril de 2016

Lo hizo. Al toquecito. Jugando. No en forma constante. Pero con la alternancia necesaria. Quería clasificar y clasificó. Y Primero. Como para despejar dudas. Las propias y las ajenas. Con la convicción necesaria y sin los cabildeos esporádicos.
  Lo consiguió. Central sigue en la Copa Libertadores. Con buen andar. Y con los once puntos en el bolso. Sumados en el Bolso. Por supuesto que con un costo. Porque todo lo tiene. El físico avisa. Pero la fortaleza también se genera en lo anímico.
  Lo logró. Con tensión inicial. Sí. Pero con solvencia posterior. Con la calidad de los pibes distintos. Con la entrega de los otros jóvenes. Y con la experiencia de los mayores. Y con el juego que supo conseguir.
  Porque nada es un trámite en el fútbol. Todo requiere de trabajo, esfuerzo, táctica, técnica e inteligencia. Para jugar y también para esperar. Y para luchar. La virtud muchas veces está en la capitalización de los errores ajenos. Por eso anoche un partido que parecía formal en la previa se impregnó de tensión. Ninguno parecía tan convencido de lo propio y mucho menos de lo ajeno. Por eso las noticias que partían desde Sao Paulo no eran un detalle para los canallas.
  Es más, agregaban más nerviosismo cuando la paridad transcurría en el Parque Central. Y los contratiempos para Coudet surgieron temprano. Porque Alvarez resistió un golpe en el costado del torso hasta que el dolor atravesó la frontera de lo insoportable. Y lo planificado se alteró. Ya que Lo Celso debió jugar muchos más minutos de lo programado.
  Y la tensión original se volcó toda hacia el territorio anímico de Nacional cuando Donatti, al final del primer tiempo, entró solo a cabecear un centro preciso de Cervi. Y ahí la presión se hizo tricolor. Más desde afuera del campo que adentro de la cancha. La victoria parcial de Palmeiras en Brasil era hasta ahí un mero dato estadístico, pero que no había que perder de vista a la finalización de la jornada.
  Sin dudas que con Lo Celso la obligación del conjunto canalla tenía en él el descanso necesario, porque el que piensa tiene más tiempo para incomodar al rival, sea con tenencia o armando las sanas sociedades para que corra la pelota y no los hombres.
  Más cuando se tiene a un socio como Cervi, que entiende el juego que mejor juegan y con rotación y pases cortos simplificaban la confrontación, además de exasperar al adversario y su gente.
  En ese contexto promediaba el complemento cuando avisaban del segundo gol de Palmeiras. Y siguió siendo sólo una información anexa.
  Cuando Nacional comenzó a merodear la región de Sosa, el Chacho fue por más. Puso a Becker. Más profundidad y ampliar esa sociedad fueron los objetivos. Y en este juego la técnica con la determinación cotiza en alza. Por eso llegó el otro. Con una maniobra típica de un nueve de área. Herrera lo hizo. El segundo gol. Para comenzar a vestirse de primero.
  Mientras los minutos transitaban hacia el límite, Central configuraba el mejor resultado para asegurar su ansiada clasificación. La que preocupaba en la antesala. Aflicción que despejó jugando. Como todo lo que construyó desde hace un tiempo a esta parte.
  Tras el segundo gol todo estuvo de más. Central se llevó de Uruguay el pasaje. No en turista. En primera. Porque se adueñó del grupo. No dependió de terceros. Sólo de él. Como dependerán de lo que viene. En la Copa. Pero en breve en el torneo. Porque a la vuelta de la esquina nomás está San Lorenzo. Y asoma Newell’s.

Pinta para ir ante el mejor segundo

Especulaciones. No se conoce el próximo rival. Sí una gama de probabilidades, con Central firme entre los mejores 8. Claro, la semana próxima se definirán los seis grupos que restan y recién el jueves 21 quedarán firme los cruces.
La lógica marca que el Canalla (11 puntos, +5 diferencia de gol) terminaría como último de los vencedores de grupo (puesto 8, ver info), porque Corinthians (10, +3), Boca (9, +3) y River (8, +9) cierran de locales y quedarían mejor posicionados si ganan, algo previsible.
De darse esto, el rival sería el mejor segundo de los grupos. Hoy, Independiente del Valle (11, +3), pero también pueden llegar a esa posición San Pablo (8, +6), Racing (8, +4), Gremio (8, +3) y Santa Fe (8, +3). A esperar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario