Edición Impresa

Al ritmo del son cubano

Continuador de la dinastía iniciada en 1920 por Miguel Matamoros, el Septeto Matamoros llega hoy a las 22 al quinto piso de la Plataforma Lavardén para recorrer la historia del son cubano...

Viernes 05 de Octubre de 2012

Continuador de la dinastía iniciada en 1920 por Miguel Matamoros, el Septeto Matamoros llega hoy a las 22 al quinto piso de la Plataforma Lavardén para recorrer la historia del son cubano de principio a fin. "Canto, toco el wiro y ¡me bailo todo!", adelantó Rubén Matamoros -nieto del legendario Miguel- en una charla exclusiva con Escenario. El septeto, que ahora es de ocho integrantes, se creo en julio de 1996 y desde entonces se convirtió en uno de los referentes internacionales de la música cubana tradicional por cultivar la sonoridad y el repertorio clásico de sus inicios.

—¿Cómo se hace para recorrer casi cien años de son en una noche?

—El show se llama "Encuentro del son a la salsa", donde vamos a recrear desde 1920 hasta la actualidad cómo surge el son y se transforma en salsa. Lo haremos a través de autores cubanos que contribuyeron al desarrollo del género que luego se llamó salsa por el marketing, para apropiarse de nuestro ritmo en Estados Unidos y otros países de Latinoamérica. Pero les salió mal porque tocan las canciones de mi abuelo, que fue una escuela, y dicen que es "salsa". Este show es para demostrar que el son y la salsa son lo mismo.

—Cuando en Argentina estamos estresados decimos "cómo me gustaría estar en Cuba tirado en la playa tomando un mojito". ¿Realmente viven así o es un mito del imaginario popular?

—¡Es así tal cual! Parece que los cubanos no trabajamos. Vivir allá es súper divertido; hay fiesta en las calles de lunes a lunes, durante la mañana, tarde y noche. Yo a veces me pregunto: ¿Estoy en el paraíso? Porque es todo música. Cuba es música y diversión. Estamos viviendo un momento muy duro a nivel mundial. En nuestro país hubieron muchos cambios a nivel económico, político y social. Eso impulsó a que haya más libertad económica. Por ejemplo, antes me costaba mucho salir del país y hasta tuve que suspender conciertos por eso. Me reventaba, había mucha burocracia de por medio. Ahora puedo salir libremente.

—¿Qué se siente tener la responsabilidad de ser el continuador de la obra de tu abuelo?

—Nosotros defendemos bien alto el nombre de Miguel Matamoros en todo el mundo. Es un gran orgullo y una responsabilidad enorme. En Colombia y en Argentina es impresionante la pasión que sienten por la salsa, saben las letras de las canciones de mi abuelo a la perfección.

—¿Cómo va a ser el repertorio de esta noche?

—Vamos a presentar el nuevo disco "Pegadito a los Matamoros", algunas canciones son de autoría mía y de mi hermano Emilio y "El paralítico" y "La mujer de Antonio" de mi abuelo Miguel. Es un disco más movido y más contemporáneo, nunca perdiendo el son. Hasta hicimos una cumbia llamada "Pegadito". Es una noche para bailarse todo, va a ser una gran fiesta cubana con barra de tragos incluida y cinco escuelas de baile de salsa que harán coreografías. Y obviamente ¡con mojito en mano, fiel al estilo cubano!

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario