Edición Impresa

Ahora lo que viene es el clásico de la ciudad

Rosario ya vive el clima especial y único que se genera cuando se aproxima el partido más esperado.

Jueves 03 de Abril de 2014

Las horas futbolísticas comienzan a consumirse de otra forma en la ciudad. Desde anoche ya no hay estadíos intermedios hasta el domingo a las 15. Hoy será la jornada en la que rápidamente los análisis del triunfazo de Central ante Boca y de la derrota de Newell's frente a River se irán diluyendo en la masa de opiniones, suposiciones, conjeturas y pronósticos que conformarán la previa del clásico. Bares, oficinas, esquinas, aulas, talleres y cada rincón rosarino serán escenarios de un diálogo picante. Donde dos sentimientos tan intensos como necesarios configurarán la antesala más pasional. Palabras, bromas y el sano folclore harán lo suyo. Buscando en su conjunto que el sentido común sea el protagonista para preservar la esencia que forja el orgullo de los unos y de los otros, el de todos los de acá.

Fenómeno gracias al fútbol. Y a dos equipos. Los que también desde hoy empezarán la cuenta regresiva con la preparación más pensada que ejecutada, porque son apenas un puñado de entrenamientos lo que queda y porque los partidos de ayer dejaron saldos anímicos pero también físicos. Los que comenzarán a evaluarse a partir de este mismo jueves.

Central obtuvo una victoria reparadora ante Boca, de esas que templan el alma y fortalecen las convicciones. Tras comenzar perdiendo con un gol ilegal por posición adelantada de Emmanuel Gigliotti, los canallas dieron vuelta el resultado con Franco Niell y Alejandro Donatti. Y con ello dieron un gran paso hacia el objetivo de sumar para consolidar su promedio.

Claro que el valioso triunfo tuvo un costo, porque Walter Acuña debió ser reemplazado cuando promediaba la etapa inicial por un problema muscular y su presencia en el clásico es un gran interrogante sin mucho tiempo.

No obstante, Miguel Russo recuperará para el domingo a su conductor Federico Carrizo, quien ya cumplió la sanción.

Newell’s no hizo pie en su excursión a Núñez y sufrió una derrota por un gol de Carbonero. Y si bien el resultado fue ajustado, no le permitió mantenerse en el lote de vanguardia con la obligada rotación, hasta ahora poco rentable para el objetivo del torneo Final.
Sin dudas que la exigencia que le impone la doble competencia al equipo rojinegro por su participación auspiciosa en la Copa Libertadores le fue diezmando el potencial que tiene un plantel con jerarquía, juventud y experiencia, merma que se hizo notoria en el Monumental ante un River que no fue muy superior pese a la diferencia que había en las equivalencias físicas.
En esto de los costos habrá que ver la magnitud de la dolencia que tuvo Lucas Bernardi, quien debió salir a los 29’. Duda que se suma a la de Maxi Rodríguez, quien se recupera. Aunque Berti podrá contar con Figueroa y Heinze.
Newell’s y Central ya piensan en función del partido del domingo. Hoy tendrán sus primeras prácticas de cara al clásico.
En Bella Vista harán foco en el encuentro que tiene un significado distinto al del resto. Por eso harán una revisión rápida tras la derrota de anoche para recuperar el juego que los identifica.
En Arroyo Seco la vista también estará puesta en el mismo partido, pero harán base en la victoria de ayer para fortificar el funcionamiento que los sostiene.
La ciudad, agradecida.  

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario