Edición Impresa

Ahora las fuerzas federales buscarán desbaratar otros 110 búnkers de droga

Viernes 11 de Abril de 2014

Las fuerzas federales que arribaron a la ciudad intentarán desbaratar al menos otros 110 puestos emblemáticos de venta de droga que funcionan en Rosario. Esa cifra se suma a los 89 búnkers allanados el miércoles, detallados en una carpeta que hace dos meses la provincia presentó a la Justicia Federal, con los 200 lugares clave donde opera la narcocriminalidad. Desde hoy, Nación y provincia empezarán a definir cómo se implementarán los operativos contra las bandas narco y los patrullajes de las zonas más calientes.

Además de pacificar la ciudad, ocupar territorios violentos y recuperar la presencia del Estado en los barrios conflictivos, el desembarco de Gendarmería y Prefectura con dos mil agentes apuesta a asestarle un duro golpe a los principales puntos donde se vende droga en Rosario.

Así, a los 89 búnker allanados el miércoles, las fuerzas nacionales tienen en carpeta otros 110 terminales de venta de estupefacientes. Para avanzar, necesitan la orden de los juzgados federales locales.

En total, son unos 200 puestos que la provincia detectó en distintos relevamientos y presentó al Ministerio de Seguridad nacional y a la Justicia Federal hace al menos dos meses.

Las autoridades locales creen que "en los próximos días es probable que haya más allanamientos y operativos para desbaratar los búnker más conocidos". Allí acudirán gendarmes, agentes de Prefectura y las Tropas de Operaciones Especiales (TOE).

En la gobernación no descartan que "a raíz del impacto y el revuelo generado por la llegada de las fuerzas federales muchos vendedores se corran de los territorios donde operan". Igual irán a buscarlos.

En paralelo, las autoridades del Ministerio de Seguridad provincial junto a sus pares nacionales y las conducciones de Gendarmería, Policía Federal y Seguridad Aeroportuaria empezaron a definir como será la operatoria cotidiana de todas las fuerzas trabajando de manera coordinada.

Si bien el mando recaerá en el secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni, la intención de la Casa Gris es aportar el conocimiento del territorio. En ese marco, los funcionarios provinciales aportarán a Nación un mapa actualizado del delito en la ciudad, con las zonas más calientes.

"Obviamente que ahí están identificados barrios como Las Flores, Ludueña, Santa Lucía, La Cerámica y parte de Villa Gobernador Gálvez", precisó una fuente consultada.

La información que proporcionará la Unidad Regional II permitirá patrullar en conjunto los denominados corredores seguros en las principales calles y avenidas, recientemente reimplantados a pedido de los taxistas.

"Hay que definir todo, la proporción de fuerzas federales y agentes provinciales que van a participar en cada operativo, que rol tendrá cada uno por sus niveles de competencia jurisdiccional y los lugares físicos de actuación", agregó.

En ese marco, hoy desde las 9, en la delegación local de la Gobernación, Berni y el gobernador Antonio Bonfatti encabezarán un cónclave para acordar los términos de la intervención territorial.

Otra pata clave de la logística a implementar es la judicial. En ese marco, ayer el fiscal regional Jorge Bacalini instruyó a parte del Ministerio de la Acusación para que intercambien ideas con funcionarios nacionales y provinciales sobre cómo actuar en el territorio bajo la lógica del nuevo sistema penal.

El desafío, en el transcurrir de las jornadas, apunta a reducir al mínimo los recelos mutuos entre las fuerzas federales y la policía de Santa Fe, golpeada por los últimas denuncias de connivencia con la narcocriminalidad y los elevados índices delictivos de la región.

"Negar esa tensión y que se puedan producir posibles conflictos entre las fuerzas sería miope. Vamos a trabajar para evitarlo, generando confianza en la tropa", cerró la fuente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario