Edición Impresa

Ahora la organización Techo no trabajará junto a la Municipalidad

Marcha atrás. Desde el Ejecutivo municipal se había asegurado lo contrario, pero la entidad aclaró que ahora detiene sus trabajos por la violencia en los barrios.

Viernes 08 de Abril de 2016

La organización Techo aclaró ayer que no trabajará en los barrios junto al municipio, como se había difundido desde el Ejecutivo. Advirtió que  “la situación de violencia generada por el narcotráfico pone en peligro a sus voluntarios y a los propios vecinos”, y dijo que verá junto al municipio de qué modo pueden regresar. La ausencia de la organización será, en principio, por los próximos seis meses.
  La entidad aclaró que la reunión que mantuvo el martes con la intendenta fue para analizar la situación que atravesaron, pero dejó en claro que no acordaron trabajar juntos, como difundió la Municipalidad.
       Techo suspendió temporalmente las actividades que tienen que ver con la construcción de viviendas de emergencia y las mesas de trabajo que desarrollan en conjunto con los vecinos “a través de las cuales se autogestionan proyectos de mejora comunitaria para los barrios”.
  La intendenta, Mónica Fein, recibió el martes a miembros de la organización. Pero desde la entidad afirmaron que el encuentro fue con “el objetivo de definir acciones conjuntas que posibiliten el abordaje del problema, que no se debe únicamente a la dificultad de la organización para trabajar, sino también al impacto en el nivel de violencia y la vulneración de derechos a los que se encuentran expuestos los vecinos de los barrios populares de manera constante”. La decisión de irse fue “resultado del contexto de violencia que atraviesan los asentamientos” en los que trabajan en la ciudad.
  Sobre los hechos de violencia en sí, el comunicado dice que “la complejidad del problema que a diario enfrentan miles de familias expuestas a esta violencia exige que su tratamiento sea abordado desde todas las dimensiones con profundidad y responsabilidad, evitando la estigmatización y exclusión. Los asentamientos informales son la cara visible de la profunda desigualdad e inequidad en el cumplimiento de los derechos humanos. En ese sentido, es importante destacar que situaciones de este nivel de conflictividad existen en todas las provincias en las que Techo trabaja, aunque no necesariamente en los asentamientos donde está presente, y no es la primera vez que enfrenta este tipo de decisiones”.
  En la misiva también hicieron mención del problema con el narcotráfico que hay en la ciudad: “Situaciones como las que está atravesando Rosario trascienden a las problemáticas propias de los asentamientos y deben abordarse en toda su complejidad. El narcotráfico, como uno de los generadores de violencia, afecta directa y principalmente a los vecinos de las comunidades más vulnerables, quienes en muchas ocasiones se ven forzados a mudarse y/o padecen las consecuencias directas de la violencia por no tener otra alternativa. La seguridad e integridad física y emocional de todos los habitantes de los asentamientos es un tema intrínsecamente vinculado con el derecho al hábitat adecuado y el derecho a una ciudad que busque la integración de todos”.
  De todos modos, referentes de la entidad afirmaron que “durante los próximos meses, Techo continuará trabajando con el equipo de voluntarios de Rosario junto a los vecinos de los asentamientos, colaboradores externos y sector público, para buscar soluciones y formas alternativas de acompañamiento a las comunidades, sin perder el eje del desarrollo comunitario”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario