Edición Impresa

Ahora la casa será propia

Raúl Argüello es un "vecino histórico" del Fonavi ubicado en Ovidio Lagos y Rueda. Habita un departamento de tres dormitorios en el primer piso del monoblock que mira la avenida y se reconoce inquieto para hacer cosas por el barrio. Vive con su mujer y algunos de sus hijos, ya que dos de ellos habitan otros departamentos del mismo edificio. Luego de 25 años de espera, logrará ser propietario de algo que pagó "con mucho esfuerzo".

Lunes 27 de Abril de 2009

Raúl Argüello es un "vecino histórico" del Fonavi ubicado en Ovidio Lagos y Rueda. Habita un departamento de tres dormitorios en el primer piso del monoblock que mira la avenida y se reconoce inquieto para hacer cosas por el barrio. Vive con su mujer y algunos de sus hijos, ya que dos de ellos habitan otros departamentos del mismo edificio. Luego de 25 años de espera, logrará ser propietario de algo que pagó "con mucho esfuerzo".

El sueño de la casa propia, que ahora está a la vuelta de la esquina, demoró décadas para Raúl. Muchos de sus vecinos debieron poner dinero de su bolsillo para arreglar pisos del living, humedades del baño y filtraciones. También para suplir cañerías de gas obsoletas y remediar el cableado eléctrico que resultó defectuoso.

En su edificio hay otras "rarezas" como los ascensores que paran cada tres pisos y no en todas las plantas.

Raúl coordina las actividades del barrio y ya pidió a las autoridades que colaboren para pintar todos los edificios de blanco. "Queda mejor y más prolijo", comentó.

Los vecinos aguardan con ansia a que llegue el día, mientras ya tramitaron que agentes del Registro Civil se hagan presentes para regularizar la situación de quienes serán los futuros propietarios. "De paso queda todo normalizado", lanzó con expectativa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario