Edición Impresa

Ahora el boleto del ómnibus quedó a un paso de aumentar a 5 pesos

Anoche el Concejo pasó a cuarto intermedio. El valor del viaje en colectivo se debatirá el martes junto al presupuesto 2015. Además, se renovarán las autoridades del cuerpo.

Viernes 05 de Diciembre de 2014

El boleto del transporte quedó a un paso de aumentar a $5. El oficialismo le dio ayer despacho al incremento tarifario con ese valor en la comisión de Servicios Públicos al término de una jornada interminable de negociaciones políticas. La definición, en el recinto, se postergó hasta el martes próximo, al filo de vencer el período ordinario de sesiones. Ese mismo día el Frente Progresista aspira a sancionar el presupuesto 2015 con una suba de la tasa general de inmuebles (TGI) en torno al 40 por ciento. Además, se renovarán las autoridades del cuerpo en el marco de un nuevo mapa político en el Palacio Vasallo.

Al cierre de esta edición los ediles estaban en plena sesión, en el último jueves del período ordinario, y se aprestaban a pasar a cuarto intermedio hasta el martes. Será el primer día hábil tras la jornada no laboral de hoy para los empleados públicos y el feriado nacional del lunes.

El socialismo y sus aliados buscaron asegurarse para la semana próxima el tratamiento de los dos temas que desvelan a la administración de la intendenta Mónica Fein: la tarifa del transporte y el presupuesto 2015, que incluye suba de tasas y gravámenes.

Desde temprano hubo negociaciones en los pasillos y en los despachos. En todo momento hubo interconsultas con los operadores del Ejecutivo, según la temática que se abordaba.

A primera hora, el presidente de la comisión de Servicios Públicos, Carlos Comi, convocó a reunión para debatir el último estudio de costos, que arrojó un valor real de $5,67, frente a los $4,30 que paga actualmente el usuario.

Pero el cónclave formal nunca se concretó. Y eso que hubo varios llamados, tantos que algunos ediles opositores se cansaron de ser convocados y a las últimas invitaciones no concurrieron.

El debate por el boleto se empantanó cuando el Frente Progresista notó que no tenía los votos para sancionar la tarifa en el recinto. Entonces decidió armar un paquete junto al presupuesto y la renovación de autoridades para arrinconar a algunos bloques.

A media tarde el presupuesto tenía los avales para ser sancionado con una suba cercana al 40 por ciento, frente al 78,5 propuesto por la Intendencia. Pero el oficialismo lo frenó para evitar que el boleto se postergara y el transporte ingresara en terapia intensiva.

Comi, que ya había ofrecido al arco opositor bajar la tarifa de los $5,67 que dio el último estudio de costos cerrado en octubre a $5,30, según el relevamiento del Ente de la Movilidad de mediados de año, ayer cedió más para evitar un nuevo fracaso.

Y al entrar la noche emitió un despacho con los votos del interbloque oficialista con un valor de $5. "Es una propuesta de emergencia para evitar que se caiga el sistema", explicó.

Según el edil del ARI, con esa cifra "se le puede dar certezas a las empresas para que consigan financiamiento y puedan pagar el medio aguinaldo y las vacaciones en un contexto de menor demanda por la finalización de las clases".

El debate se dará el próximo martes en el recinto, tras el cuarto intermedio aprobado anoche en la sesión. Allí el oficialismo pretende sumar el apoyo del kirchnerismo, el cavallerismo y dos radicales que no venían acompañando la gestión municipal (Sebastián Chale y María Eugenia Schmuck).

El mismo esquema promoverá para la sanción del presupuesto 2015. Al mensaje original que mandó Fein, con subas de tasas promedio del 78,5 por ciento, la oposición accedió a subir cerca del 40, en sintonía con la inflación real y el atraso que tenían algunos valores.

En las negociaciones del fin de semana se terminarán de definir los plazos, porcentajes específicos y la carga según el radio catastral donde residen los contribuyentes.

Boleto, presupuesto y renovación de autoridades forman parte de la agenda para la sesión que deberá retomarse el martes. Será otra jornada con final abierto y negociaciones palaciegas al extremo.

Una jornada en la que cambiaron las alianzas

La intensa jornada de ayer en el Concejo dejó como saldo un nuevo mapa de acuerdos y alianzas políticas. El interbloque del Frente Progresista negoció con bancadas con las que tuvo poca cercanía en los últimos años: el kirchnerismo, el Partido del Progreso Social (PPS) y parte del radicalismo no frentista en la ciudad. Un esquema que dejó relegado al PRO.

Antes de sumar voluntades en el arco opositor, el socialismo tuvo que disciplinar a la tropa propia. Al presidente del cuerpo, Miguel Zamarini, quien se había mostrado contrario a subir el boleto, lograron convencerlo cuando pusieron sobre la mesa su reelección al frente del Palacio Vasallo. Un dato no menor ya que el año pasado la conducción del PS no lo apoyó e impulsó para ese cargo al ex ministro de Salud Miguel Cappiello.

Luego, las gestiones se focalizaron en los radicales Sebastián Chale y María Eugenia Schmuck, todavía compañeros de bancada de Jorge Boasso pero a punto de escindirse de ese bloque por el armado que el verborrágico edil está construyendo con el PRO y el PJ.

Schmuck y Chale dieron señales de acompañar el presupuesto 2015 con una suba de las tasas cercana al 40 por ciento. Pero para el boleto plantearon más reparos.

La novedad es que el oficialismo negoció un acuerdo con el FpV y el PPS. Hasta no hace mucho tiempo, esas bancadas no sólo eran de las más críticas de la gestión local sino que rechazan cualquier acercamiento con el socialismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario