Escenario

Agustina Toia: "Esta era digital vulnera de algún modo la capacidad de imaginar"

La directora de la compañía Kashimá celebra el regreso a los espectáculos presenciales con "Leer para creer", una obra que propone "salir del mundo virtual". Se presenta este sábado en el teatro La Comedia

Viernes 16 de Julio de 2021

El grupo rosarino de teatro Kashimá celebra el regreso a los espectáculos presenciales con la reposición de “Leer para creer”, una de sus obras más reconocidas. La elección no es casual. Según recordó Agustina Toia, directora, dramaturga y actriz, se trata de un trabajo para toda la familia que propone “salir del mundo virtual, para pasar a la experiencia real, algo tan vulnerado en estos tiempos”. La obra, que cuenta el reencuentro de una niña con la lectura a través de un libro maravilloso, lleva más de 180 representaciones en toda la provincia y Argentina y participó de festivales internacionales, giras y se presentó e escuelas, jardines de infantes y profesorados, además de haber sido adaptada al cine.

“Hoy más que nunca el mensaje de la obra tiene un sentido muy fuerte, ya que en este año y medio de pandemia que nos tocó vivir, los niños han estado obligados a que su mundo pase a través de una pantalla”, reflexionó Toia sobre este trabajo que “invita a grandes y niños a volver a los cuentos, a las historias, para poder imaginar diferentes mundos posibles”. La obra cuenta con la actuación de Mariana Pevi, Julia Rovere y Camila Viale y se podrá ver este sábado, a las 16, en el teatro La Comedia (Mitre y Cortada Ricardone). Luego quedará en cartelera todos los sábados de julio y agosto en la sala Cultural de Abajo (Entre Ríos 579).

obra2.jpg

Kashimá es una compañía que produce teatro y cine en Rosario. En 2014 estrenó su primera obra de teatro para todo público, “Leer para creer”, vinculada al mundo de la literatura, que luego tendría su adaptación al cine, “Leer para Creer. La Película”. En 2016, el grupo presentó una nueva producción teatral para todo público, “Deformas”, relacionada al mundo de la geometría y el arte visual y en 2018, se puso en escena la tercera obra de teatro “La fábrica de sonidos”. Entre el 2017 y el 2018 se filmó el largometraje “Fragmento”, un filme de ficción que se estrenará en 2021.

¿Cómo fue el origen de “Leer para creer”?

”Leer para creer” es una creación que hicimos junto a Julia Rovere y Laura Wulfson. Un trabajo muy hermoso que nació en el 2014 a pedido de una biblioteca, la primera creación infantil del grupo Kashimá. La obra lleva más de 180 representaciones en toda la provincia y Argentina y participó de festivales internacionales, realizado giras y trabajando mucho en escuelas, jardines de infantes, empas, profesorados, bibliotecas, pueblos y ciudades.

obra4.jpg
La directora y actriz Agustina Toia.

La directora y actriz Agustina Toia.

  

¿A qué público está dirigida?

La obra es para toda las edades, la han visto desde bebés hasta públicos completamente adulto. En la obra hay, entre otras aventuras, una expedición pirata y el tesoro que encuentran, luego de una larga odisea por mares y precipicios, son justamente libros que se reparten entre el público. De este modo los niños se llevan a sus casas un cuento, la historia de “Leer para creer” para volver a rememorar la historia cuando ellos quieran. Tenemos recuerdo muy hermoso respecto a la variedad del público que disfruta de esta historia. En el 2015 en la ciudad de Vera una vez hicimos por la mañana función para los jardines de infantes, por la tarde para la escuela primaria y por la tardecita para los estudiantes de profesorado con quienes después de la función nos quedamos charlando y debatiendo sobre los mundos posibles y las formas creativas de acercar a los niños a la lectura.

Hoy más que nunca el mensaje de la obra tiene un sentido muy fuerte, después de un año y medio de pandemia Hoy más que nunca el mensaje de la obra tiene un sentido muy fuerte, después de un año y medio de pandemia

“Leer para creer” crece con el tiempo. Ya hicieron la película, ¿qué planes tienen para el futuro?

En 2017, a pedido del público, hicimos una adaptación cinematográfica “Leer para creer. La película”, con animaciones de Maia Ferro y Florencia Evdemon, con la dirección de fotografía de Juan Manuel Durán, la música original de Ariel Migliorelli, con quien además realizamos el folley completo de la película en el Corcovado Estudio. Y este año editaremos además el libro de la historia de “Leer para creer y los mágicos mundos de Malena”, con la editorial rosarina Listo Calisto y los dibujos de la artista plástica Kitty Di Bártolo.

Trailer Leer para Creer 2021 - Rosario - Kashimà

¿Cuál es el mensaje de la obra en el contexto actual?

Hoy más que nunca el mensaje de la obra tiene un sentido muy fuerte, ya que en este año y medio de pandemia que nos tocó vivir, los niños han estado obligados a que su mundo pase a través de una pantalla. La obra invita a grandes y niños a volver a los cuentos, a las historias, para poder imaginar diferentes mundos posibles. Esta era digital que nos toca vivir está vulnerando de algún modo la capacidad de imaginar, de crear desde la propia experiencia ya que todo parece estar elaborado y estandarizado cada vez más. Es un sistema que parece llevarnos por delante donde sólo pareciera que nos queda una opción: consumir cosas ya hechas.

¿Cuál es el desafío para los artistas?

Para los artistas el desafío y el compromiso es cada vez mayor. El teatro es para mí una herramienta de cambio, de transformación, de comunicación, de apertura y conciencia. Desde la ficción a la realidad y viceversa, retratando mundos donde todos se sientan representados, donde nadie se quede afuera, creando nuevos mundos posibles e imposibles también, creativos y populares, donde el cuerpo y la creatividad física sean el motor de la narración. Como trabajadora de teatro y cine creo en lo lúdico, en el movimiento, en la propia experiencia y en la poesía, sobre todo en la poesía.

obra3.jpg

¿Qué rol cumplen los adultos en esos objetivos?

Creemos profundamente en que las infancias van acompañadas de los adultos. Por eso nos gusta hacer obras para todo público, donde grandes y niños puedan pasarla bien y llevarse un pedazo de aventura para después seguir compartiendo y debatiendo en casa. Eso es algo que suele pasar y muchos lo agradecen. Un convivio exquisito de intercambio, ya sea que la obra se aborde desde el mundo adulto o desde el mundo infantil.

¿Qué expectativas tenés con el regreso de la presencialidad a las salas?

Este es nuestro oficio, trabajamos mucho para poder conservar la fe y la dignidad en nuestro trabajo, sobre todo en estos tiempos que nos toca vivir tan inestables e inciertos. Por eso esta reapertura es muy importante para todxs lxs trabajadorxs de las artes porque es nuestra fuente de vida. La quietud y la incertidumbre de estos meses, seguramente algo vino también a enseñarnos pero fue muy dura, el año pasado sobre todo. Volver a las tablas es muy importante porque el teatro que hacemos es para verse en vivo, para vivirlo presencial. Es un ritual único y sagrado que hombres, mujeres y niños vienen practicando desde hace miles de años, es un momento mágico de encuentro con uno y el entorno en el que vive, con uno y los problemas que atraviesa la sociedad y el mundo: el mundo adentro nuestro y el universo entero.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario