Edición Impresa

Acusados de triple crimen dicen haber tirado en defensa propia

Cinco imputados comenzaron ser juzgados ayer por tres homicidios ocurridos en abril de 2010.

Miércoles 27 de Febrero de 2013

Dos de los cinco imputados por un triple crimen ocurrido tres años atrás en la zona de los barrios Triángulo y Moderno admitieron haber disparado como un acto defensivo en el inicio del juicio oral y público que comenzó ayer a la mañana en los Tribunales provinciales. Se trata de Claudio Miguel Villalba y Jorge Osvaldo Mendoza, quienes están acusados como autores materiales de los homicidios y afirmaron que abrieron fuego luego de que el primero de ellos fuera atacado por una de las víctimas en el desenlace de un incidente callejero que previamente mantuvo con un familiar de las víctimas.

Villalba y Mendoza enfrentan los cargos de triple homicidio calificado de Mauro Vallejos, de 18 años, su padre José Conrado, de 42, y Paulino Herrera, de 36 y cuñado de Mauro. Los disparos también alcanzaron a Eduardo Vallejos, aunque sólo le produjeron lesiones leves. Por su parte, Jesús Acosta, Juan Carlos Acevedo y Gustavo Villalba —hermano de Claudio— llegaron al juicio como partícipes necesarios. A esto se suman imputaciones por lesiones leves calificadas por el concurso de dos o más personas, uso de armas de fuego y portación de armas.

En su alegato la fiscal Lucía Aráoz señaló que los cinco acusados llegaron armados a la casa de Liniers 4217 donde vivían los Vallejos con la intención de balear a las víctimas. "Fueron en grupo —afirmó— en tres autos y una moto para vengarse por la pelea que (los Villalba) tuvieron con Eduardo Vallejos. Además está acreditado que tenían armas calibres 32 y 38". Posteriormente, los defensores de los imputados pidieron sus absoluciones.

Incidente. Ex trabajador del frigorífico Swift llegado diez años atrás de la ciudad chaqueña de Villa Angela, Claudio Cuatro Villalba relató ante el tribunal compuesto por Edgardo Fertitta, Raquel Cosgaya y Juan José Alarcón lo que ocurrió la madrugada del 10 de abril de 2010.

Contó que ese día se habían reunido en su casa con familiares y amigos para festejar el sexto aniversario de casado con su esposa Andrea. Después fueron a un baile al que iban "chaqueños y correntinos" y luego regresaron a su casa junto con su hermano Gustavo y el imputado Mendoza, primo de Andrea. Y agregó que apenas bajaron del auto se desató un incidente callejero con dos hombres que iban en una moto.

"Cuando pasaron rozaron a mi esposa y a mi hijo. Les dije que casi los chocaron y me respondieron si habíamos comprado la calle. El que iba atrás era el Edu (por Eduardo Vallejos). Al rato volvieron y comenzaron a insultarnos. El que iba con él intentó apaciguar las cosas, pero Eduardo estaba loco y me dijo que iban a volver", explicó.

Villalba añadió que poco después, el Edu apareció otra vez acompañado por un joven apodado Baba. El nuevo incidente ocurrió cuando Gustavo Villalba retiraba ropa que había quedado en el auto. "Le pegó una patada en la boca a mi hermano y entonces comenzamos a forcejear. Cuando me levanté vi a mi hermano ensangrentado en el suelo mientras amenazaba con un cuchillo a mi esposa. Llegaron algunos vecinos y ellos nos dijeron «vamos a volver y les vamos a quemar la casa»", contó el acusado.

Según su relato, Claudio llevó a su hermano a la casa y al rato escuchó una estampida. Salió a la calle y vio al Baba con un revólver. Poco después apareció otro vecino, el Chelo. "Me dijo que Edu y el Baba le habían dado un 32 y un 45 (revólveres) para que nos tirara pero que no iba hacerlo. Entonces decidí ir a hablar con el padre de Edu (por José Conrado Vallejos) para solucionar en forma pacífica el problema", explicó.

Pelea. Claudio recogió un arma que le habían regalado y "nunca había usado" y fue a la vivienda de los Vallejos acompañado por Mendoza. "Cuando llegué vi que el padre, Eduardo y el Baba se metían corriendo en la casa. Me acerqué a Conrado. En ese momento, el Edu disparó. El padre sacó un cuchillo y se abalanzó sobre mí. Entonces tiré un balazo y me caí. Escuché tiros y disparé hacia un chapón. Estaba desesperado porque no podía poner en marcha la moto para irme mientras mi hermano me decía que me fuera porque «me iban a matar»".

Tras el testimonio de Villalba, Mendoza aportó un relato similar sobre el incidente que desató la balacera. Admitió que llegó a la vivienda de los Vallejos con un arma que le dio un vecino porque temía por su vida. "Cuando llegamos a lo del padre del Edu se abalanzó con un cuchillo sobre Claudio. Se escucharon tiros. Giré la cara, apunté a la chapa y tiré tres o cuatro balazos. Después nos fuimos con Claudio, pero no sabíamos lo que había pasado", explicó en alusión a la muerte de las tres víctimas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS