Edición Impresa

Absuelven a un hombre condenado a perpetua por matar a su mujer

La Justicia bonaerense absolvió a un hombre que había sido condenado a perpetua por el crimen de su esposa, la asistente social Valeria Garcerón, ocurrido en 2005.

Lunes 29 de Septiembre de 2014

La Justicia bonaerense absolvió a un hombre que había sido condenado a perpetua por el crimen de su esposa, la asistente social Valeria Garcerón, ocurrido en 2005. Así lo resolvió un tribunal de Casación que consideró que la muerte de la mujer pudo haber sido un suicidio con el lazo de una bata. Por ello, ante "un insalvable estado de duda", Fabián Algieri, de 50 años, será liberado.

Así, quedó sin efecto la pena aplicada por el Tribunal Oral Criminal Nº 4 de Mercedes y se tuvo en cuenta el voto en minoría del juez Roberto Bocacci, que se había pronunciado por la absolución.

En el pasillo. Según la versión de Algieri, el 4 de agosto de 2005 a las 19.45 él llegó a su casa de la ciudad bonaerense de Marcos Paz y halló a su esposa tirada en el pasillo, por lo que pensó que se había suicidado. Tanto en la instrucción de la causa como en el juicio se acusó a Algieri de golpear y estrangular a Valeria para luego montar la escena colocándole el lazo de una bata de baño en el cuello.

Entre otros elementos, se tuvo en cuenta la autopsia que indicó que la mujer murió de "estrangulamiento por asfixia manual" y que Algieri era el único que tenía llaves de la casa, cuyos ingresos no habían sido violentados. También se valoraron declaraciones de amigas de ella que dijeron que Valeria quería divorciarse.

Algieri fue condenado por homicidio agravado por el vínculo, pero su abogado apeló y Casación hizo lugar al recurso. Uno de los jueces resaltó que los testigos que ubicaron a Algieri cerca de las 19.10 en un galpón a tres cuadras de su casa no fueron precisos, pese a lo cual el tribunal los tomó como base angular de su condena.

"Genera dudas que haya sido visto a las 19.10 cerca de su casa y perpetrado el hecho, que tuviera tiempo para llevar adelante otras maniobras y además pudiera presentarse ante la cantidad de testigos que lo ubican en otro lado", dijo un camarista, para quien "no se probó con la fuerza que amerita una condena que el imputado haya matado a su esposa".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario