Edición Impresa

Abonizio:el Gardel rosarino

"El mundo se ha vuelto loco de verdad. No podés hacer un tango nuevo con postales antiguas, quiero mostrar postales actuales, y voy por más", dijo Adrián Abonizio a Escenario, poco después...

Viernes 23 de Agosto de 2013

"El mundo se ha vuelto loco de verdad. No podés hacer un tango nuevo con postales antiguas, quiero mostrar postales actuales, y voy por más", dijo Adrián Abonizio a Escenario, poco después de recibir su Premio Gardel por "mejor álbum de artista nuevo de tango", en alusión a "Tangolpeando", primer disco de tangos de puño y letra del autor de "De regreso, Mirta". La ceremonia de entrega de premios fue realizada el jueves en el porteño teatro Opera, y Abel Pintos obtuvo el Gardel de Oro (ver aparte).

El reconocimiento, que a la vez es el primer Gardel del sello local BlueArt Records, llega de la mano de una trilogía llamada "Tricota". "Tangolpeando" es el primer disco, y lo que viene será "Tango en años luz" y "Psicodelia Tango".

De aquí que el "voy por más" de Adrián no es un latiguillo efectista, nada de eso. A lo que se suma "Embarcaciones" y "La madre de todas las batallas", otros dos discos que también esperan ver la luz muy pronto, pero estos materiales navegan sobre las aguas de la canción rosarina."Un lugar del que nunca me fui", grafica Abonizio, cuando se le pregunta si el tango lo hizo distanciar de aquellos temas con los que le dio un sello indeleble a la tan mentada Trova Rosarina.

"En realidad es un experimento maquiavélico. Un día me dije «voy a hacer tango» y me esmeré en aprenderlo, recordar cómo era escuchar mucho tango. Me dije «me voy a poner en la vereda del tango a ver qué pasa». Y terminé muy embuido en todo esto, y como el científico loco, me di cuenta que era mucho más que un experimento musical, que no tiene nada de experimental ya que es muy tradicional, pero por lo visto me dio un resultado muy bueno", dijo de un tirón un Abonizio evidentemente orgulloso por el logro.

"Tangolpeando" reúne 12 temas con letras de Abonizio y música del citado autor y de Rodrigo Aberastegui, entre los que se destacan "Lo tuyo está al salir"; "Luna de alpiste", "Afuera" y "Constitución de noche", quizá la más conocida.

Horacio "Nene" Vargas, director de BlueArt Records, no dudó al expresar el talento creativo de Abonizio: "A mí me parece que Adrián ratifica que es uno de los mejores letristas de la Argentina. No hay tipo que escriba como él, y con este premio Gardel pasa a ser valorado en un género como el tango, es un pionero de lo que se viene. Uno espera que aparezcan nuevos compositores para revitalizar el tango, sobre todo en las letras, y que a partir de estas canciones se empiecen a escuchar cosas distintas y no las que la gente ya conoce".

Es evidente que por ahí va la cosa para Abonizio, contar y cantar hacia otra dirección. Y lo dice, otra vez de un tirón, más o menos así: "Entre la infamia de Lanata, de la gente que habla al pedo, hay miles de telas por cortar. Hay que jugarse a hacer un tango nuevo, un tango sobre los pibes que piden plata cuando te limpian el parabrisas, de los que cortan la calle, son desafíos. Nuestra sociedad es muy dinámica, no es la misma sociedad de la década del 40. El mundo se ha vuelto loco de verdad. No podés hacer un tango nuevo con postales antiguas, quiero mostrar postales actuales, y voy por más".

Abonizio dijo que grabar un disco de tangos fue "un gesto de valentía, algo riesgoso".

Y aseguró el motivo principal por el que recorrió ese camino: "Busco diferenciarme, si no lo hago me aburro. Te cansan ciertas estaciones del año en las que querés que pase todo para que llegue la primavera".

Embanderado con el lunfardo y con su habitual tinte de humor e ironía, Abonizio también trasladó ese perfil a sus nueva música de 2 x 4. "Siempre fui un poco más filoso, irónico y burlón. Nunca me creí nada, yo no vengo a ofrecer ningún corazón, siempre fui un burlón dentro de la Trova Rosarina, digo cosas incómodas, y con el tango quiero construir un lugar totalmente inexplorado para mí", indicó.

"Nunca me fui de la canción urbana, es una sociedad civil de irresponsabilidad ilimitada, que tengo con Rodrigo Abecasis y el Muerto Sainz. Me gusta jugar al fútbol de salón pero también al básquet. El fútbol sería la Trova Rosarina, donde la tengo más clara, pero resulta que en la cancha de básquet también me siento cómodo", parafraseó.

A manera de cierre, también lanzó un palito para el folclore: "Es que no quiero ser como Los Nocheros o como El chaqueño Palavecino que andan a los gritos y cantan siempre lo mismo", remató filoso y burlón, como el nuevo tango de Abonizio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS