Edición Impresa

Abel Pintos, el ganador del Gardel de oro asegura que "nunca estuve en la pose de sex symbol"

El cantante destaca que no generó un estereotipo en sus fans. llega a rosario con su gira "Re evolución Sueño dorado" y nuevo CD.

Domingo 17 de Noviembre de 2013

Es un día soleado y el canto de los pájaros marca el soundtrack perfecto para que la naturaleza se haga presente en su forma más auténtica, ensamblándose con el relato de un artista sensible, soñador y con los pies en el pasto. Abel Pintos viste una camisa rayada blanca y azul, como el cielo que se refleja en sus ojos, un jean y borcegos. Pide un vaso de agua —“natural”, aclara— y confiesa: “Cuando uno acepta, logra un verdadero protagonismo”. Y así es, porque este joven bahiense de apenas 29 años se convirtió en el artista más vendedor de Argentina en 2012 con su álbum “Sueño dorado” con el cual obtuvo tres premios Gardel incluyendo el de mejor artista masculino pop, canción del año y el Gardel de oro por disco del año. Como si todo esto fuera poco, Pintos acaba de lanzar su nuevo álbum, “Abel”, que causó una revolución en la industria discográfica al obtener el triple disco de platino a tan sólo quince días de su lanzamiento.

   Aunque asegura que nunca estuvo en la pose del sex symbol y que no tiene un estereotipo de mujer que le guste porque “las cosas pasan por otro lado”, el cantante de ojos rasgados no puede evitar el híper fanatismo de sus miles de seguidoras.

Antes del show que dará este viernes en Metropolitano, con su gira “Re evolución Sueño Dorado 2013”, Pintos se confesó con Escenario acerca de sus sueños, sus letras y su éxito. Pero los premios que ganó este año serán un tema aparte. Mejor hablar de la autenticidad.

   —En “Abel” hablás de ser auténtico con los sueños, con uno mismo, con lo uno cree y así poder dominar el entorno.

   —En realidad de lo que quise hablar en el disco fue de aceptar cosas, a las circunstancias, a las personas que nos rodean y sobre todo, aceptar cosas propias. Porque cuando uno acepta, logra un verdadero protagonismo de sus cosas, de sus circunstancias, de su relación con los demás y fundamentalmente de su desarrollo propio. Por eso en todas las canciones de este disco, el protagonista, en determinado verso de la canción, acepta algo. Y cuando acepta, el desarrollo de la canción termina siendo otro, es decir, cambia de carácter. Porque creo que el carácter de las cosas cambian cuando uno acepta. A pesar que lleve mi nombre no significa que sea más autorreferencial que los anteriores, son todos por igual, pero sí quiere decir que todo lo que uno acepta queda detrás de nuestro nombre como una especie de símbolo o signo, porque justamente significa lo que somos para los demás. Aún cuando nuestro nombre no nos identifica y nos gustaría llamarnos de otra manera. Terminó llamándose “Abel” porque yo también acepté mis propias cosas.

   —¿Te hubiese gustado llamarte de otra manera?

   —No, mi nombre me identifica. De niño no era así, cuando era chico renegaba de mi nombre porque no encontraba otros chicos que se llamaran como yo. Y además, a mis compañeros de jardín y escuela mi nombre les resultaba raro y difícil, entonces me llamaban por mi segundo nombre que es Federico. Pero después con el paso del tiempo me acomodé.

   —En este nuevo trabajo te desprendés de las ataduras folclóricas y te centrás en la canción romántica. ¿Cómo lo definís vos?

   —Creo que es parte de un desarrollo que ya hace tiempo que se viene dando, es un paso más dentro la búsqueda de mi propio estilo. Creo que es un disco mucho más abierto que los anteriores, pero no creo que sea muy brusca la distancia.

   —¿En qué consiste esta gira, “Re evolución Sueño dorado?

   —Rosario se ha transformado en una suerte de cábala, y éste va a ser el tercer disco que toquemos por primera vez en Rosario. Presentamos “Revolución” y “Sueño dorado” iniciando la gira en Rosario y con respecto a “Abel”, la gira de presentación va a comenzar el año que viene. No obstante vamos a presentar por primera vez un set de cuatro o cinco canciones en Rosario, respetando esta suerte de cábala. “Revolución” y “Sueño Dorado” son materiales que siguen generando mucho en el público, por lo que decidimos unir a los dos en una gira final que va a durar hasta marzo.

   —Ganaste el Gardel de oro, y ahora “Abel”, a quince días de su lanzamiento es triple disco de Platino. ¿Cuál es el secreto para lograr este record de ventas cuando la industria discográfica no está atravesando su mejor momento?

   —No creo que haya un secreto o fórmula en particular pero sí puedo decir dos cosas: el trabajo de Sony Music es muy bueno y por otro lado, nosotros vendemos muchísimos discos en los conciertos. Hay mucha gente que no puede conseguir su disco original porque ya no existen las disquerías, sólo quedaron en las grandes ciudades. Ahora, esto de haber vendido 90 mil discos en tres semanas tiene que ver con la comunicación que hemos logrado con el público y la ansiedad que había con respecto al disco, que todavía ni siquiera estamos presentando.

   —La oreja de Van Gogh te eligió para cantar “Deseos de cosas imposibles” en su nuevo disco “Primera fila”. ¿Cómo fue esa experiencia?

   —Mirá, es curioso porque nos conocimos en el mismo lugar donde grabé “Sueño Dorado”. Ellos terminaron por la noche y yo justo llegaba, cenamos juntos, nos caímos muy bien y expresamos el deseo de hacer algo juntos alguna vez. Un año después, empezaron a producir “Primera fila” y a la hora de contar con invitados, pensaron en mí. Así que me invitaron a través de la compañía discográfica y viajé a México donde se grabó este concierto y DVD y la verdad que fue una experiencia genial. Es una banda que me gusta desde que soy adolescente.

   —Dijiste que no sos consumidor de libros de autoayuda. Sin embargo, ¿considerás que tus letras sirven de ayuda a tus miles de fans?

   —Creo que todo lo que nos estimula genera una influencia. Mi música estimula bien a cierta cantidad de personas. Y ese buen estímulo quizás sirva de inspiración. Uno comparte cosas muy íntimas en las canciones y eso también puede servir para el otro como una forma distinta de ver las cosas. No hago canciones pensando en cómo le puedo solucionar los problemas a alguien porque yo estoy en ese mismo camino. Hago mi propio desarrollo, analizo mis cosas internamente, las proceso y lo que resulta de eso es lo que termina quedando en una canción.

   —En el programa “Gracias por estar”, de Telefe, dijiste que es difícil controlar las tentaciones en las giras...¿a qué te referís?

   —Eso fue en la entrevista que me hizo (Gerardo) Rozín donde me preguntó si el público femenino era una tentación en las giras y yo le dije que es difícil contenerse a las tentaciones. Pero lo decíamos en tono de broma. Yo nunca generé ningún estereotipo para mi público ni el público generó un estereotipo en mí. Nunca estuve en la pose de sex symbol.

   —¿Qué buscás en una pareja?

   —No tengo un estereotipo de mujer que me guste o me atraiga, creo que las cosas pasan por otro lugar. Puedo reconocer una belleza extrema en una mujer y sin embargo no sentir ningún tipo de conexión. Y llega un momento en el que uno descubre una belleza y al mismo tiempo siente la conexión que realmente termina generando emociones entre dos personas. En una pareja todos buscamos el compañerismo, la complicidad, la comprensión, la inteligencia emocional, el buen humor.    

—¿Cómo sigue esta gira y cómo termina el 2013 para Abel Pintos?

   —”Abel” se va a editar en España en febrero y en México en marzo y después en el resto de América. En marzo terminamos esta gira de “Re evolución Sueño Dorado”, en abril descansamos un mes y en mayo ya arrancamos la gira del nuevo disco. Además, me quiero tomar tiempo para poder viajar a otros países a hacer los trabajos de promoción,

   —¿Te entusiasma la idea de irte a vivir a otro país?

   —Me emociona que la música argentina sea influencia en otros lugares a través de mi música. No creo que me vaya a vivir a otro país por desarrollar mi carrera, viajaré todo lo que tenga que viajar, pero siempre regresando a mi hogar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS