Edición Impresa

Abal dirigió mal pero no fue el culpable de la eliminación canalla

Decir que Central quedó eliminado por la actuación de Diego Abal es mirar sólo una parte de la historia.

Viernes 19 de Septiembre de 2014

Decir que Central quedó eliminado por la actuación de Diego Abal es mirar sólo una parte de la historia. Es cierto que no pareció para doble amarilla el foul que le cometió Lucas Acevedo a Andrés Chávez y que obviamente una expulsión a los 35 minutos condiciona a cualquier equipo, pero de ahí a pensar que los auriazules no clasificaron por eso es un error. En todo caso en igualdad numérica el equipo de Miguel Angel Russo hubiera dado más pelea en el segundo tiempo para activar una reacción que nunca llegó.
Lo que se impone para graficar este tipo de situaciones y no caer en el facilismo barato es puntualizar que Abal dirigió mal y que Central tampoco acompañó demasiado con su puesta en escena para vender cara la derrota.
Seguramente se escucharán voces de disconformismo sobre la actuación del árbitro y no faltará alguno que piense que Central no pasó de fase por Abal. Nada más alejado de la realidad.
Central quedó afuera de la Copa Sudamericana porque nunca tuvo vena competitiva para estar a la altura de lo que significaba esta eliminatoria continental. Por eso el 3-0 final pinta con rotundidad que en el césped de la Bombonera hubo un equipo que siempre supo cómo debía jugar y otro que se consumió en la impotencia.
La misma que sintió el defensor canalla cuando vio que Abal lo expulsaba por doble amarilla por una acción que ni siquiera pareció para amonestar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario