Edición Impresa

"A veces tenés que arriesgar"

El líder de la banda Guasones, Facundo Soto, contó cómo surgió el show acústico que el grupo presentará hoy en el Auditorio Fundación.

Viernes 05 de Abril de 2013

Guasones es una banda que ha crecido a su propio ritmo: se formaron a principios de los 90, pero recién sacaron su álbum debut en el 2000. Casi una década más tarde llegaron a tocar en el Luna Park. Y el año pasado pusieron a prueba sus mejores canciones despojándolas de su rock eléctrico para pasarlas a un formato acústico. Esa apuesta se cristalizó con un recital en el teatro Gran Rex de Buenos Aires —que acaba de editarse en CD y DVD— y ahora llega a Rosario con el show que el grupo dará hoy, a las 21.30, en el Auditorio Fundación, Mitre 754. El combo platense formado por Facundo Soto (voz y guitarras), Maximiliano Tymczycym (guitarra y pedal steel), Damián Celedón (batería) y Esteban Monti (bajo) estará acompañado por diez músicos invitados, que le darán un marco totalmente distinto a lo que sería un típico show de rock. En charla con Escenario, el cantante Facundo Soto dijo que Guasones asumió "un desafío" con el acústico y que la banda está pasando por un momento en que puede darse esos "gustos".

—¿Cómo surgió la idea de armar un show acústico? ¿Se inspiraron en algún recital en particular?

—Todo empezó con un show íntimo, un show chico que teníamos que dar en La Plata, que tenía que ser acústico. La preparación de ese show nos llevó mucho tiempo: los ensayos, las versiones, lo que pedía cada canción musicalmente. Ese proceso se hizo muy largo, entonces nos dimos cuenta que teníamos que hacer algo con eso. Así surgió la idea de tocar en el Gran Rex con el formato acústico. Y después la compañía decidió sacar el CD y el DVD. Justo por la época en que surgió ese show en La Plata nosotros estábamos mirando un unplugged de Neil Young que nos parecía tremendo, que nos partió la cabeza, y creo que nos inspiró musicalmente.

—Encarar un acústico tiene sus riesgos, porque al público más rockero puede resultarle demasiado tranqui. ¿Ustedes tuvieron en cuenta eso?

—Sí. Sabíamos que era un desafío, porque gran parte de nuestro público son adolescentes que quieren escuchar rock fuerte. Y además les estamos pidiendo que estén sentados en un teatro. Pero a veces tenés que arriesgar. Lo importante es estar seguro de lo que uno hace.

—¿Creés que el formato unplugged revela aspectos de la banda que hasta ahora no se habían tenido en cuenta?

—Sí. Nosotros escuchamos mucha música acústica, adoramos a Bob Dylan y a Neil Young, y acá pudimos reflejar eso. Acá pudimos darnos el gusto de jugar con nuestras canciones y versionarlas, y también de darle al show un rumbo: más hacia el folk y el blues.

—¿Cómo evaluás la trayectoria de Guasones y en qué punto se encuentra el grupo ahora, con la edición de este material?

—Creo que este es un momento en que la banda puede darse gustos. Sacar un acústico teniendo un público que pide rock todo el tiempo es darse un gusto. Pudimos sentarlos a todos en un Gran Rex lleno (risas). Y así pudieron apreciar lo que hacemos sin tanto agite. Eso quiere decir que la banda ha crecido, que estos últimos 20 años no pasaron en vano.

—Guasones tiene influencias de los Stones pero nunca formó parte de la cultura rollinga. Tampoco se los pudo encasillar en el rock chabón. ¿Cómo hizo la banda para preservarse de esos espacios?

—Nosotros tocamos rock stone, somos todos muy fanáticos de los Stones desde chicos, pero también tratamos de darle importancia al sonido de la banda. Lo más difícil es tener una identidad, y creo que la banda lo logró. Nosotros siempre tratamos de darle una vuelta de tuerca más a la música, laburamos criteriosamente, queremos sonar bien. Y al final pienso que eso se nota, porque tanto la gente como los medios nos mantuvieron al margen del rock rollinga, chabón o como lo llamen.

—Hace dos años, en una entrevista con este diario, afirmaste: "El rock nacional está en decadencia e incluyo a Guasones". ¿Seguís pensando lo mismo o cambió tu mirada en este último tiempo?

—Sigo pensando exactamente lo mismo. De todas formas no estoy muy al tanto de lo que pasa con las bandas nuevas. En el último Cosquín vi una banda que me gustó mucho, Utopians. Me sorprendí por la actitud que tienen en el escenario. La verdad es que me dejaron helado. Pero es una excepción. Las bandas que suenan hoy en general no me gustan. Y cuando me preguntan por mis grupos preferidos no puedo seguir nombrando a los Ratones Paranoicos, porque cuántos años tienen ya, son una banda vieja. Yo noto que se ha perdido creatividad, que se le da mucha importancia al público: si prenden bengalas, si cantan, si saltan. ¿Y la música? Pero no quiero seguir hablando porque después me van a matar (risas). Tampoco quiero dar un mensaje desalentador, porque tal vez haya bandas creativamente maravillosas y yo no las conozco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS