Edición Impresa

A veces hay que embarrarse

¿Los que hablan y escriben sobre el desordenado y embarrado show del Indio en Entre Ríos, sabrán que el más icónico de los encuentros multitudinarios del rock fue el festival de Woodstock, donde 500 mil jóvenes pasaron en 1969 en la granja de Bethel...

Martes 15 de Abril de 2014

¿Los que hablan y escriben sobre el desordenado y embarrado show del Indio en Entre Ríos, sabrán que el más icónico de los encuentros multitudinarios del rock fue el festival de Woodstock, donde 500 mil jóvenes pasaron en 1969 en la granja de Bethel los tres días más increíbles de sus vidas, en medio de la lluvia, una torta kilométrica de barro y el querido rock machacando sus abiertas azoteas? Parecería que no lo saben. Y no me gustaría pensar que para algunos el rock es sólo música para disfrutar bajo techo, con 20 grados regulados y butaca reclinable. Y esto no es en defensa de Solari, cada uno puede creer o no en su misa, sino que intento decir que quienes quieren rock a veces tienen que embarrarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario