Edición Impresa

A una semana del debut: en Rosario Central hay una base, falta edificarla

La forma de juego del equipo canalla, muy similar a la del torneo pasado, es el argumento más sólido. El salto de calidad lo deben dar los refuerzos, especialmente los que lleguen en la ofensiva.

Lunes 29 de Julio de 2013

Siete días separan a Rosario Central del debut en el torneo Inicial. Por eso es normal que los hinchas, preferentemente, se pregunten cómo está el equipo para afrontar el campeonato. Miguel Angel Russo confía plenamente en lo que tiene, pondera el hecho de que la forma de juego se mantenga y espera que los refuerzos aporten desde lo individual, pero siempre acomodándose a una idea madre. Puede tomarse como un hecho de poco compromiso abrir el paraguas o ampararse en la duda, pero es innegable que este equipo necesita el aporte de más jugadores, ya sea para dar el salto de calidad o bien desde el punto de vista del recambio. Sí es una realidad que Central fue dando pasos cortos, pero siempre hacia el frente. Desde aquel primer ensayo ante Patronato, hasta el del sábado contra Fénix de Uruguay, hubo una notable mejoría. De ahí a que alcance para los objetivos trazados es otra cosa.

La falta de refuerzos en cantidad obligó a Russo a probar con lo que tenía. Es que sólo Alejandro Donatti se calzó la pilcha en todos los amistosos. No obstante, hay un episodio puntual que hace a la cuestión. Cuando terminó el torneo de la B Nacional el técnico pidió por la renovación de Caranta, Peppino, Encina, Lagos y Toledo, además de señalar que le interesaba que continúen Valentini y Méndez. O sea, de aquel equipo campeón en la segunda categoría del fútbol argentino hoy hay ocho futbolistas. Y esa base es lo que le permitió al equipo entregar respuestas a lo pretendido por el DT. Fue más evidente el sábado contra Fénix.

Antes de eso hubo un intento de aceitar nuevamente la forma de juego. No resultó del todo complejo. La solvencia en defensa llegó (Donatti no tardó en acomodarse), el mediocampo (prácticamente el mismo que en el torneo de la B Nacional) se acomodó, y la presión y el ritmo fueron claramente en aumento. Es obvio que el talón de Aquiles está en la ofensiva. Russo probó con Lagos, Coniglio y Acuña como acompañantes de Medina. En tres de los cuatro partidos el equipo convirtió, pero quedó claro que falta.

Central goza hoy de buena salud en lo relacionado a la idea y el convencimiento. Pero el salto de calidad se espera. Debe aparecer. Se espera que lo aporten aquellos futbolistas que faltan llegar. Por lo pronto, se cuenta con la base y a partir de eso se debe edificar.

Berra y Acevedo, dos que están bien conceptuados

Russo todavía sigue buscando un marcador central, aunque en ese puesto confía mucho en lo que puedan aportar Tomás Berra y Lucas Acevedo (viene de Tiro Federal). Sabe que cualquiera de ellos necesita algunos partidos para acomodarse, pero el entrenador siente que se trata de dos grandes proyectos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS