Edición Impresa

A los 87 años, enferma y alejada del poder, murió Margaret Thatcher

Llegó al poder en 1979, en medio de una larga decadencia económica. Su receta fue recortar el Estado y dar espacio al mercado. Fue elogiada por Tony Blair y Obama. Sus críticos, en cambio, recordaron el costo humano de sus duras reformas.  

Martes 09 de Abril de 2013

Margaret Thatcher, la "Dama de Hierro" que transformó Gran Bretaña e inspiró a conservadores de todo el mundo al reducir radicalmente el Estado durante sus 11 años en el poder, murió a los 87 años tras sufrir un accidente cerebrovascular. La muerte de Thatcher tiene una resonancia especial en Argentina, debido a su rol decisivo en la guerra de Malvinas, que el país perdió en 1982 contra las fuerzas armadas británicas (ver aparte).

La única mujer que alcanzó el cargo de primera ministra en Gran Bretaña, la inflexible Thatcher, lideró a los conservadores a tres victorias electorales, gobernando de 1979 a 1990, el período más largo de un mandatario británico desde principios del siglo XIX. Y este último año dejó elpoder a otro conservador crecido como líder bajo su gobierno, John Major, quien gobernó otros siete años.

Hija de un almacenero del interior y dueña de una determinación de hierro, fue amada y rechazada por igual al aplastar a los sindicatos estatales y privatizar grandes sectores de la industria británica, dándole un dinamismo que había perdido pero a un costo humano indeleble.

Thatcher mantuvo una relación muy cercana con el presidente estadounidense Ronald Reagan durante la Guerra Fría. "Muy pocos líderes tienen la oportunidad de cambiar no sólo el panorama político de su país sino del mundo. Margaret fue una gran líder. Su impacto global fue vasto", declaró el laborista Tony Blair, quien fue primer ministro de 1997 a 2007, luego de la era conservadora que inició Thatcher en 1979. "Algunos de los cambios que hizo en Gran Bretaña fueron, al menos en algunos aspectos, mantenidos por el gobierno laborista, y llegaron a implementarse por gobiernos de todo el mundo", agregó Blair.

Elogios de Obama. El actual primer ministro británico, el conservador David Cameron, suspendió un viaje a Europa y las banderas británicas en su residencia oficial, en Downing Street, estaban a media asta. El presidente estadounidense, el demócrata Barack Obama, declaró: "Estados Unidos ha perdido una verdadera amiga. Nunca olvidaremos su apoyo incondicional al presidente (Ronald) Reagan, recordando al mundo que no nos dejamos llevar simplemente por la corriente de la historia. Podemos moldearla con convicción moral, infatigable valor y voluntad de hierro".

Muchas personas comenzaron a dejar rosas y tulipanes fuera de su casa en Belgravia, una de las áreas más exclusivas de Londres. Pero, en una señal del persistente resentimiento de muchos británicos con la fallecida, alguien dejó una botella de leche. Muchos británicos fueron testigos de su decisión de retirar los subsidios a la leche a los niños en las escuelas primarias cuando fue ministra de Educación en 1971. Y ayer grupos de jóvenes celebraron abiertamente en las calles de Londres su muerte, abriendo botellas de champagne.

Ultimos años. Tras quedar en el aislamiento al haber sido depuesta por su partido, la muerte de su esposo Denis en el 2003 y la demencia senil que la asediaba la mantuvieron fuera de la escena pública por años. Su salud se había deteriorado en los últimos meses. Cameron dijo que Thatcher sería recordada como una de las mayores líderes británicas en tiempos de paz. "Hemos perdido a una gran líder, a una gran primera ministra y a una gran británica", dijo Cameron.

El gobierno señaló que Thatcher tendrá un funeral con honores militares en la catedral de Saint Paul de Londres. Un grado de honores que no llega a ser un funeral de Estado, y que respeta los deseos de su familia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS